lunes, 19 de marzo de 2012

Niños abusados sexualmente en la escuela Agustín Melgar de Cancún, a dos año de impunidad


Es un caso digno de estudio de la impunidad. Al maestro violador, Rogelio Eluterio Tuyub Lavador, como lo identifican sus victimas, le pusieron cuatro denuncias penales por abuso sexual en contra de sus alumnos, pero dos años después todavía anda libre. Einer Fredy Chi Us, el director de la escuela Agustín Melgar, donde ocurrieron los hechos, sigue trabajando en ese lugar, pese a que en su momento fue el principal encubridor del maestro denunciado. Y Gaspar Armando García Torres, quien supo de este caso en su calidad de titular de los Derechos Humanos de Quintana Roo, hoy como Procurador de Justicia del Estado todavía no consigna el caso. Las victimas claro, siguen esperando Justicia.

Por: Esmaragdo Camaz

En Marzo de 2010 un niño fue violado por su profesor, se trata de Rogelio Eluterio Tuyub Lavador, hechos ocurridos en la escuela primaria Agustín Melgar y señalados directamente por la victima. A dos años de distancia desde ese delito, el sujeto sigue gozando de su libertad. Pero además del niño, el maestro –si es que a esto se le puede llamar así-, abusó en contra de tres niñas en ese mismo colegio, aunque no se sabe qué otras tropelías haya cometido este individuo en contra de otros infantes, pues sólo de estos cuatro casos hay denuncias penales.

Pero estos sucesos que superan cualquier ficción quizá no son tan asombrosos como los que están alrededor del mismo:

El director de la escuela Agustín Melgar, donde ocurrieron las agresiones sexuales, y quien se llama, Einer Fredy Chi Us, protegió en todo momento al maestro violador y aún así, este sujeto sigue todavía hoy dirigiendo esa escuela primaria, cuando está claro que su sola presencia en ese lugar es un peligro para los niños que asisten a ese colegio.

El protector de los Derechos Humanos en Quintana Roo, quien recibió de manos de la mamá del niño el caso en 2011, fue Gaspar Armando García Torres, el mismo que hoy es el Procurador General de Justicia del Estado, y conociendo los detalles de estos sucesos, aún no hay forma que consigne el caso.


Y el niño que fue violado, quien eventualmente le viene preguntando a su mamá desde hace un año si el profesor que lo agredió ya está en cárcel, ya intentó suicidarse una vez.

¿Qué se necesita para que se imparta justicia y se actúe en contra del maestro violador?, es la pregunta de la madre del niño, de las otras mamás agredidas, y de los padres de familia en general, se hacen.

Esta historia no es nueva y los hechos que se detallan a continuación dan cuenta de cómo la impunidad impera en este caso.

Este caso se conoció en la prensa en su momento y se le dio una amplia cobertura. También se supo en su oportunidad que el maestro violador, señalado así directamente por el niño, todavía seguía impartiendo clases. De igual forma hubo una amplia cobertura informativa.

Es decir que, este caso ha sido consignado ya en repetidas ocasiones en medios de comunicación, y la sociedad en general, tanto como las autoridades de todos los niveles y tipos, están enterados de este caso.

Difícil para alguien ligado al medio Educativo, de los Derechos Humanos y de la impartición de Justicia, que se le haya pasado este caso.

Es por esta misma razón que al revisar el mismo, a petición de la madre del niño, resulte inaceptable que a dos años desde as denuncias de las niñas y a un año de la denuncia del niño, todas interpuestas ante la Procuraduría General de Justicia del Estado, esta no haya por lo menos consignado el caso, lo que ya hubiera dado paso al inicio del Juicio.


Benita Briceño es la agente del Ministerio Público que le recibió la declaración a la señora Alejandra, mamá del niño, y formuló el expediente cuando en Marzo de 2011, interpuso la denuncia contra Rogelio Eluterio Tuyub Lavador, esto luego de que su niño, tras un frustrado intento de suicidio, le reveló lo que su profesor le había hecho en el baño de la escuela un año atrás, es decir en marzo de 2010.

Pero desde la presentación de la denuncia, la MP Briceño se ha dedicado a perjudicar a la señora y a su hijo, por razones que se desconocen.

Benita Briceño, la agente del Ministerio Público

Aquí los hechos que marcan las acciones de esta funcionaria pública, Benita Briceño, es la agente del Ministerio Público, de la Procuraduría General de Justicia de Quintana Roo:


1.-  Benita Briceño no le entregó a la señora Alejandra una copia de la denuncia que levantó el 28 de Marzo 2011. Es el expediente 135/03-2011. La mamá agraviada dice que en la Procuraduría le dieron ese número, pero no tiene hasta el día de hoy, una copia de la denuncia, un hecho totalmente violatorio a los derechos de todos los denunciantes y un documento al que todo ciudadano en esas circunstancias tiene derecho tener.

2.-  Benita Briceño en cambio, no guardó el sigilo necesario y no salva guardó los derechos del niño-victima, pues de una forma inexplicable, de su jurisdicción escapó la copia de la denuncia de la señora Alejandra, misma que fue a caer a manos de alguien de la escuela Agustín Melgar, pues el documento fue leído ahí en su oportunidad (Se detalla este hecho más adelante).

3.- Benita Briceño amedrentó en varias ocasiones a la señora Alejandra, pues le dio a entender que por desatención a su hijo, éste había sido violado por el maestro, el mismo sistema que la Ministerio Público usó para amedrentar a las otras madres de familia que interpusieron denuncias contra el mismo maestro, lo que a la vista de toda persona cuerda denota en esta funcionaria -por lo menos-, incapacidad mental para realizar su trabajo e irresponsabilidad de sus jefes que le permiten laborar ahí en un desempeño que se entiende debe ser apegado a la justicia y a la protección de las victimas.

4.- Benita Briceño justificó el delito de violación cometido por el profesor en base a un criterio personal que le dice que los niños de madres que tienen problemas pueden ser violados por los mayores, esto de acuerdo a lo que la señora Alejandra confió a este reportero.

5.- Benita Briceño ha mandado a la señora Alejandra a hacer investigaciones por su propia cuenta durante este año, en vez de que, en su calidad de agente investigador del Ministerio Público, las realice ella misma con el apoyo del aparto que para tales fines cuenta la Procuraduría General de Justicia del estado y que es pagado con dinero público.

6.- Benita Briceño no le ha aceptado a la señora Alejandra testigos claves a su favor, como el caso de una de las madres de las niñas también agredidas sexualmente, quien había aceptado presentarse a declarar, esto pese a que para la señora Alejandra ha sido muy difícil allegarse de testigos, puesto que los padres de familia de la escuela Agustín Melgar, temerosos a represalias, no han querido declarar. Sobra citar el caso de los maestros de esa escuela, pues estos en ningún momento han mostrado apoyo para la victima.

7.- Benita Briceño ha basado su defensa a favor del profesor violador en la controversia por una fecha. El niño dijo un año después de la violación, que su profesor lo agredió en el baño de la escuela Agustín Melgar el 25 de Marzo 2010. Y el maestro presenta en su defensa, un documento oficial en el que fue retirado de ese colegio el 4 de Marzo de ese año, es decir, 21 días antes de los hechos, y la Ministerio Público no ha considerado que para el menor, 12 meses después del trauma, puede ser muy difícil determinar con tanta precisión el día de los hechos. Pero además, la señora Alejandra presentó firmas de 9 padres de familia que afirman que el profesor sí estaba en el colegio el día de los hechos. La señora Alejandra no presentó a estos nueve padres de familia como testigos porque éstos se rehusaron a asistir ante el MP por temor a represalias, y la MP por su parte, tampoco les mandó requerimiento judicial, aún cuando con esos datos, ya le habían facilitado una investigación que se ajusta al ámbito de su competencia.

8.- Benita Briceño rechazó los resultados encontrados tras un estudio realizado por el perito siquiatra de la PGJE, quien en Noviembre de 2011 determinó que el menor sí fue abusado sexualmente: El menor señala a su profesor Rogelio en forma, tanto actitud ojal y verbalmente, como el responsable de los hechos generados de esta averiguación previa. El menor no ha reaccionado ni ha dado muestras de haber sido manipulado ni inducido, engañado o amenazado para construir un escenario falso de abuso sexual. Las pruebas sicométricas y clinimétricas aplicadas permiten corroborar que los dichos por el menor no es más que la descripción de los hechos como él los vivió. Nota: solicitar una evaluación integral siquiatría al ciudadano Rogelio Eleuterio Tuyub Lavador, con objeto de determinar con la mayor precisión posible condición mental y emocional. Bueno, pues este es el informe que la Ministerio Público rechazó, porque ella insiste que como el examen del médico legista no presenta huellas de violación, entonces esos hechos nunca ocurrieron. Hay que aclarar que esa revisión, el meedico ﷽﷽﷽  esos hechos nunca ocurrieron. Hay que aclarar que este  retirado de ese colegio el 4 de Marzo de ese año, es decir, édico legisla se la aplicó al niño un año después de la agresión y no horas o días después de la misma.

9.- Benita Briceño rechazó también un examen de una sicóloga particular que atendió al niño. La Ministerio Público desacreditó a la profesional por el hecho de ofrecer clínica de forma particular, pues le dijo a la señora que como la sicóloga había recibido dinero por su trabajo, su dictamen no era confiable. (Se anexa abajo copia del documento completo).

10.- Benita Briceño ha estado en resumen, en contra de las victimas y favorece ampliamente al profesor agresor, acusa la señora Alejandra. “Pues el Procurador podrá ser muy el procurador, peor la que sabe de leyes y que sabe cómo se arma el caso, y como le justa al Juez, soy Yo”, son las palabras de la Ministerio Público, según cuenta haberla escuchado la señora Alejandra.

11.- Benita Briceño, al ser denunciada por la señora Alejandra ante el Procurador, Gaspar Armando García Torres (ha hablado en dos ocasiones con él), de las tropelías que ésta ha cometido en su contra y de su hijo, sigue trabajando como agente del Ministerio Público y no se sabe que haya tenido castigo alguno por las ataques propinados contra las victimas.


Einer Fredy Chi Us, director de la escuela Agustín Melgar

1.- Einer Fredy Chi Us protegió al profesor Rogelio Eluterio Tuyub Lavador aún después de que tres madres de familia interpusieran denuncias por abuso sexual en su contra, por agresiones a sus hijas.

2.- Einer Fredy Chi Us alentó entre la comunidad escolar la versión de que “estas niñas eran muy locas” y que por ello el profesor había abusado sexualmente de ellas, promovió la satanización de las madres de la menor por atreverse a denunciar al maestro, señalándolas como mujeres de dudosa calidad moral, justificando así al agresor sexual, y mostrando también una actitud misógina, discriminatoria y atentatoria contra las mujeres.

3.- Einer Fredy Chi Us en vez de retirar de inmediato al maestro violador para poner a buen resguardo al resto de los niños, permitió que el profesor continuara en la escuela, lo que le dio oportunidad a este continuar con sus agresiones sexuales, pues la violación al niño la cometió en el inter de tiempo entre las denuncias penales por las tres niñas y el día en que finalmente lo retiraron de la Agustín Melgar, cuando ya fue imposible retenerlo más ahí. Es decir que de haberlo retirado en el momento de la primer denuncia, la violación al niño jamás hubiera existido.

4.- Einer Fredy Chi Us fue más allá en la defensa a ultranza del profesor violador y en un abierto ataque a las victimas, organizó una junta con padres de familia en que fue leída una copia del expediente del niño, documento que nadie acierta a decir cómo llegó hasta ahí, pues como ya se dijo, ni siquiera la madre del menor lo tiene, aun cuando por ley le corresponde una copia. Esta junta se llevó a cabo en la escuela Agustín Melgar el 15 de Junio 2011.

4.- Einer Fredy Chi Us mandó como testigo de descargo a favor del profesor violador a la conserje de la escuela, Eva Herlinda Ortega Medina, para demostrar que el maestro no pudo violar al niño en el baño, y entonces manifestó que, “desde hace seis años aproximadamente trabaja en la escuela como intendente y nada más se encarga exclusivamente de los baños de los niños para mantenerlos limpios y darle papel y jabón antes de que entren y verificar que se laven las manos con jabón después de que salen del baño, incluso entra a verificar que algún niño sale del baño se haya bajado la palanca, agregando que a ella no le paga la SEQ, sino que la contrataron directamente los padres familia, refiriendo que le es imposible que haya abusado del niño en el interior del baño porque ella todo el día permanece a la puerta de dicho lugar y de igual forma refiere que los maestros utilizan otro baño”. La versión de que la conserje no se separaba jamás del baño es desde luego exagerada y falsa, y más de un papá de la Agustín Melgar da testimonio de ello. La conserje por cierto, ya fue despedida de la escuela.

5.- Einer Fredy Chi Us utiliza a su hija, de nombre, Sherlin, quien trabaja como prefecta en una escuela secundaria, para amedrentar a madres de familia que también teniendo referencia de las vejaciones que han sucedido en la Agustín Melgar, se abstuvieron de dar testimonio ante el Ministerio Público, pues además de tener hijos en primaria, también tienen hijos en la secundaria donde trabaja la hija del director, de acuerdo a lo dicho por la señora Alejandra.

6.- Einer Fredy Chi Us continúa como director de la Escuela Primaria Agustín Melgar pese a todas estas tropelías.

Gaspar Armando García Torres, Procurador General de Justicia del Estado


1.- Gaspar Armando García Torres supo de este caso desde que era el titular de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos del estado de Quintana Roo. Asumió el cargo de procurador general del estado el 15 de Abril 2011, cuando la denuncia ante la PGJE ya había sido interpuesta por la señora Alejandra y por las tres madres de familia dos años atrás. De ese día a la fecha han pasado 339 días y hasta hoy no ha consignado todavía este caso.

2.- Gaspar Armando García Torres, recibió a la señora Alejandra luego de dos intentos fallidos. En el segundo intento y tras cuatro horas de espera, el funcionario recibió a la victima y como resultado de sus quejas mandó a llamar a sus subalternos, sólo para decirles un “luego hablamos”, supone la señora Alejandra que como una forma de reprenderlos. Del encuentro surgió el compromiso del funcionario de que iba a actuar en contra del maestro, a quien dijo conocer y reconocer desde que estaba en Derechos Humanos como un tipo pervertido, según lo que dice la señora Alejandra.


3.- Gaspar Armando García Torres le recibió una llamada telefónica a la señora Alejandra cuando ésta se quejó con él de que la fiscal especializada en Delitos Sexuales, Bibian Castillo Dzul, quiso repetir una vez más todo el proceso por el que ya pasaron ella y el niño, reviviendo así para la familia una vez más este trauma, pero además, Castillo Dzul quería que el niño cambiara dos palabras de su declaración, supuestamente para favorecerlo, pero la señora Alejandra se negó.


4.- Gaspar Armando García Torres quiere que las victimas sean expuestas una vez más al viacrucis por el que han pasado este año, aún cuando ya han sido entregadas las pruebas periciales y en su caso, de necesitar más información, la Procuraduría tiene la facultad de investigar y citar a declarar a todas las fuentes involucradas, pues la señora Alejandra además de victima, también ya le hizo a la Procuraduría su chamba de investigación.

La señora Alejandra, la denunciante

1.- La señora Alejandra quiere básicamente una cosa: Justicia.

Los casos de las tres niñas

Como ya se dijo, las denuncias por estos casos fueron interpuestas ente la PGJE un año antes del caso del niño. Los expedientes son: el 993/2010 y dos consecutivos.

De las tres denuncias sólo a una le han dado seguimiento, en las mismas circunstancias que en el caso del niño, pues el proceso ha sido a todas luces violatorio al derecho de las victimas y a favor del agresor.

Las otras dos denuncias quedaron en el abandono, luego de que las madres de las menores agredidas por el profesor, fueron satanizadas y amedrentadas por la propia escuela en donde ocurrieron los hechos y por temor a más represalias no dieron más seguimiento a las denuncias.

Rogelio Eluterio Tuyub Lavador, el maestro violador (señalado así por sus victimas)

En tanto, Rogelio Eluterio Tuyub Lavador, quien se dice primo de Baltasar Tuyub, diputado local del PAN, sigue en libertad y no se sabe bien a bien si continúa dando clases.


Hay versiones de que estaría trabajando aún en las escuelas, “Niño Mexicano” turno vespertino, en la Región 95 y “Octavio Paz” turno matutino, en Alfredo V. Bonfil, aunque esta información no ha sido confirmada.

*Esta es la copia del estudio que una sicóloga le realizó al niño


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...