martes, 4 de agosto de 2015

Iguanas sin cabeza: descubren 8 ejemplares en peligro de extinción en carro de turista; un pastor se las regaló, afirma


Chetumal.- Ocho iguanas rojas decapitadas, conocidas como “Garrobos”, clasificadas como protegidas en peligro de extinción, fueron descubiertas en el interior del auto de un supuesto turista, identificado como Gerson Miguel Anacleto, cuando fue detenido en la garita fitozoosanitaria de la comunidad Cocoyol por manejar a exceso de velocidad, el sujeto, quien no explicó para qué quería los ejemplares, dijo que los animales le fueron regalados por un pastor del poblado La Unión.

El turista, del Estado de México, fue detenido en el sur de Quintana Roo por agentes de la Policía Estatal Preventiva cuando se le descubrió    que transportaba ocho ejemplares decapitados de iguanas cuya especie está protegida y en amenaza de extinción.


El comisionado de la Policía Estatal Preventiva, Efraín Ortiz Yeladaqui, dijo que esta persona fue puesta a disposición de la Procuraduría General de la República, acusado de delitos ambientales.

“Se turnó a la autoridad federal y desafortunadamente los traía degollados, no dijo para qué los quería, pero ésta especie está en peligro de extinción y se da mucho en la zona de al Rivera del Rio Hondo sobre todo en las comunidades pegadas a Belice, pero es una especie en peligro de extinción según me dicen por ser de la variedad roja, se le incautaron las especies y se le trasladó aquí y a la autoridad federal”.  


El reporte policial indica que a las 23:00 horas del lunes fue detenido por elementos destacamentados en la partida policial de Cocoyol, el aparente turista, Gerson Miguel Anacleto, de 28 años de edad, mismo que circulaba a bordo de un vehículo Seat Ibiza color blanco con placas MRB4523 del Estado de México, sobre el tramo carretero la Unión-Pucte a la altura de la garita fitozoosanitaria de Cocoyol, donde se le marcó el alto por manejar a exceso de velocidad.


Tras la inspección del vehículo, se encontró en la parte posterior del mismo un costal de color blanco que en su interior contenía 8 iguanas decapitadas de las conocidas como “Garrobos", de los cuales únicamente pudo decir que un pastor del poblado de la Unión se las había regalado y las llevaba a al poblado de Pucte, por lo que fue trasladado a las instalaciones de la PEP donde fue certificado por el médico en turno y posteriormente puesto a disposición de la autoridad correspondiente.


Este tipo de iguana tiene su hábitat sólo en esta zona de México y está protegida por las leyes ambientales por lo que su captura, daño o comercialización, esta sancionada con cárcel de uno a cuatro años y una multa de 300 a cuatro mil salarios mínimos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...