miércoles, 12 de agosto de 2015

Malecón Tajamar: el conflicto inter-vecinal, los intereses en juego y la falsa defensa del Manglar


Por: Esmaragdo Camaz

Un plazo de 15 días para cumplir con las especificaciones de la SEMARNAT fue impuesto por la PROFEPA a la inmobiliaria italiana Bi&Di, para que está pueda continuar con el desmonte de los lotes de su propiedad en el Malecón Tajamar, en tanto esto sucede, la obra fue suspendida temporalmente, así lo dieron a conocer este miércoles autoridades ambientales, en un previo de lo que será el desenlace final de esta increíble historia que tiene su origen en un fraude cometido por autoridades en 2005, en Playa Delfines.


FONATUR entregó en 2014 seis lotes (separados) a la empresa italiana Bi&Di en reposición por un lote que le vendió en Playa Delfines en 2005, pero que resultó en un fraude.

Pues FONATUR no pudo complirle a sus cleintes italianos con los permisos para desarrollar un hotel en ese lugar, conocido como “La Herradura”, en Playa Delfines, asunto que produjo a su vez la victoria de una batalla legal en la que Bi&Di debía recibir unos 700 millones de pesos por el daño, inluidos los casi 400 millones de pagó por esa fallida propiedad.

Y en una negociación final, FONATUR entregó los seis terrenos de Malecón Tajamar a cambio de que los italianos retiraran la denuncia penal en su contra, ahorrándose así los 700 millones de pesos, pero asumiendo de cualquier forma las pérdidas por el fraude.

Bi&Di aceptó el acuerdo a cambio de desarrollar condominios en Tajamar, tal como está previsto en el plan original de esa zona.

Juan Carlos González, delegado de FONATUR, confirmó recientemente que los terrenos de Tajamar otorgados a Bi&Di cuenta con uso de suelo para el desarrollo condominal.

Uno de esos lotes colinda con el exclusivo fraccionamiento “El Table”, lo que generó el conflicto intervecinal converito en supuesta defensa del Manglar.

Son los vecinos de “El Table” quienes iniciaron una serie de manifestaciones “en defensa del Magle”, aunque en realidad esta especie y todo el entorno ecológico fue violentado en el año 2006, cuando el Malecón Tajamar fue construido.

SEMARNAT le autorizó a FONATUR devastar la mayor parte de las casi 60 hectáreas que conforman Tajamar, lo que a su vez, dio paso a una nueva área con acceso público a la Laguna Nichupté y que pronto se convirtió en parte de la identidad de las familias cancunenses, que por miles asisten con regularidad a ese lugar.

Y desde entonces hasta el desmonte del lote colindante al fraccionamiento “El Table” no había registro de quejas, pues estas obras tampoco afectaban a terceros, pues esa zona aún está despoblada en su mayoría.

Desde la conformación del proyecto Tajamar en 2016, se hizo pública la decisión de desarrollar condominios, hoteles, fraccionamientos y zonas comerciales y hasta una Iglesia en esa área.

Malecón Tajamar nunca fue ofrecido a los cancunenses como una reserva ecológica.

Los cancunenses por cierto nunca pudieron accesar a la Laguna, pues el único acceso, siempre restringido a la población, era por el lado del exclusivo fraccionamiento “El Table”, mismo que está por cambiar su ubicación de privilegio por el desarrollo colindante de la inmobiliaria italiana Bi&Di.

La rueda de prensa de este miércoles dejó en claro que no hay cancelación del proyecto de desarrollo de Bi&Di y que ésta empresa inició el desmonte sin cumplir con el aviso correspondiente a la SEMARNAT, y que tampoco se apegó a los lineamientos de la autoridad ambiental para tales fines.

Y es por ello que las autoridades ambientales le otorgan 15 días para que lo resuelva y en su caso reponga el daño.

Una vez cumplidas estas condiciones los italianos podrán continuar.

Aquí el Boletín de Prensa que fue emitido por la PROFEPA este miércoles:

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) dictaminó la Suspensión Total Temporal de todas las actividades y obras de cambio de uso de suelo en 10 lotes del proyecto Malecón Cancún-Tajamar, por incumplir términos y condicionantes a las respectivas autorizaciones otorgadas por la SEMARNAT.

Por su parte, el Fondo Nacional de Turismo (FONATUR) interpuso una demanda civil, por dicho incumplimiento así como los respectivos daños y perjuicios ocasionados.

Lo anterior, luego de que tras la firma de un convenio judicial el organismo descentralizado entregó a esa desarrolladora la propiedad de los lotes, mediante una cláusula donde se comprometió a dar cumplimiento con todos los términos y condicionantes en materia de uso de suelo e impacto ambiental establecidos por la SEMARNAT.

La acción emprendida de manera coordinada por las autoridades federales responde a la atención de irregularidades denunciadas por el desmonte, relleno de manglares y la afectación de vida silvestre que provocó el desarrollo, tras incumplir la Autorización de Impacto Ambiental (AIA) emitida a favor del Fondo Nacional de Turismo (FONATUR).

Desde el 29 de julio al 5 de agosto, la PROFEPA realizó a dicho predio ubicado en el municipio de Benito Juárez, Quintana Roo, un total de 11 visitas de inspección, 10 en materia de cambio de uso de suelo, toda vez que afectó además diversas especies forestales protegidas por la Ley.

Como resultado de estas acciones a cargo de la Subprocuraduría de Recursos Naturales, se constató el daño causado en diversas variedades de selva baja, mangle y tular así como especies animales, todas listadas en alguna categoría de riesgo en la NOM-059-SEMARNAT-2010.

En julio de 2005, la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, autorizó en materia de impacto ambiental a FONATUR el desarrollo del “Anteproyecto Malecón Cancún”, en una superficie de 58.79 has.

De estas hectáreas,  en 49.10 has. se llevaría a cabo la remoción de vegetación hidrófila (manglar, sabana y graminoides), selva baja caducifolia y secundaria, listadas .

Asimismo, se establecieron 15 términos y  03 condicionantes, entre ellas, integrar en una MIA, para su evaluación, el proyecto Ejecutivo del Conjunto de Obras y Actividades o el Reglamento de Construcción y la presentación de un Programa de Rescate de Vegetación y traslado de fauna.

Entre los incumplimientos relevantes en que incurrió destacan:

La resolución de la autorización del cambio de uso de suelo en terrenos forestales (Oficio No. SGPA/DGGFS/712/0196/06 de fecha 7 de febrero de 2006), así como la Constancia de notificación de Autorización, debido a que la vigencia inicia a partir de la fecha del documento.

Asimismo, tampoco se cumplió con la solicitud de ampliación de plazo de vigencia de autorización, la cual debió presentarse un mes antes de conclusión de la vigencia del documento; ni con la ampliación de autorización (Oficio No. SGPA/DGGFS/712/0830/11 de fecha 23 de marzo de 2011).

De la misma manera, no se presentó el Programa de rescate de individuos bajo algún estatus por la NOM-059-SEMARNAT-2001; el estudio técnico Justificativo; ni la acreditación de legal posesión del predio o contratos donde se lleva  a cabo la remoción de la vegetación del proyecto Malecón Cancún.

De acuerdo a los dictámenes de la PROFEPA, el proyecto Malecón Cancún - Tajamar se localiza en tres regiones prioritarias establecidas por la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO):

Área de importancia para la Conservación Prioritaria de aves AICA (Corredor central Vallarta-Punta Laguna); Región Hidrológica Prioritaria sureste (Corredor Cancún-Tulum) y Región Marina Prioritaria (Punta Maroma-Nizuc).

Como medida adicional a la Suspensión Total Temporal de todas las actividades y obras de cambio de uso de suelo en 10 lotes del proyecto Malecón Cancún-Tajamar, la PROFEPA ordenó medidas técnicas correctivas a cumplir en un plazo de 15 días hábiles, los cuales vencen el 3 de septiembre.

FONATUR informó que el pasado 11 de junio se ingresaron ante la SEMARNAT para validación, los subproyectos de la empresa BI&DI, tal como lo establece la autorización otorgada en materia de impacto ambiental, mismos que aún no han sido validados por esa dependencia federal.

Sin embargo, la empresa, sin contar con dicha validación, a finales del subsiguiente mes julio, inició la remoción de vegetación que se encontraba dentro de sus lotes.


A criterio de este organismo, el proyecto Malecón Cancún-Tajamar corresponde a un importante desarrollo realizado por FONATUR en el 2006, autorizado por la SEMARNAT en materia de Impacto Ambiental en julio de 2005, y que en febrero de 2009 amplió la vigencia hasta febrero de 2016.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...