lunes, 26 de diciembre de 2016

Mayas hartos: Funcionarios de Carlos Joaquín a punto de linchamiento en JMM por desatención de mandatario


José María Morelos.- Molestos por la desatención del gobernador Carlos Joaquín, una turba retenía la noche del Lunes a tres funcionarios del gobierno estatal que intentaban negociar sin éxito con ejidatarios de este municipio que reclaman el pago para 63 ejidos siniestrados este año y no sólo los 35 que pretende liquidar la aseguradora ASEMEX. El conflicto, que inició el pasado Miércoles cuando el mandatario estatal le dio un descolón a los campesinos mayas que le solicitaron apoyo, se agudizó hoy luego de que el titular de SEDARU, Pedro Pérez, cortó cualquier comunicación con los ejidatarios a quienes prometió atender.


Tres funcionarios del gobierno de Carlos Joaquín, Antonio Rico Lomelí subsecretario de Agricultura de la SEDARU, Joel Espinoza Moreno subsecretario de Desarrollo Político de la Secretaria de Gobierno y Marco Tulio Herrera, director de siniestros de la SEDARU, arribaron aquí a las 4 de la tarde de este Lunes con la encomienda de contener a los ejidatarios que desde el Jueves pasado amenazan con bloquear la carretera federal a Mérida y que hoy durante todo el día ha sido una posibilidad inminente.



Pero apenas minutos de iniciado el encuentro entre los funcionarios joaquinistas y los ejidatarios, los segundos resolvieron que los enviados del gobierno estatal no serán liberados hasta que sean liquidados los 63 ejidos siniestrados este año.



La ira de los ejidatarios mayas –que acusan directamente a Carlos Joaquín, ASEMEX y SEDARU-, se acrecentó luego de que los tres funcionarios les dijeron que era imposible pagarles hoy y que tendrían que iniciar la revisión de los contratos y las hectáreas siniestradas.



Los ejidatarios y una multitud reunida en la explanada del Palacio Municipal, acordaron no dejar ir a los funcionarios hasta que las hectáreas de los 63 ejidos sean liquidadas en su totalidad.



Puertas y vidrios fueron destruidos por los enardecidos ejidatarios que se encontraban dentro de la oficina del presidente municipal, José Baladez Chi, ante el claro temor de los funcionarios joaquinistas que se encontraban dentro de ese mismo espacio.


Tras este violento conato, Antonio Rico Lomelí, subsecretario de Agricultura de la SEDARU, propuso a los ejidatarios un pago de mil pesos por hectárea que sería liquidado antes del 31 de Diciembre para 28 ejidos, pero los campesinos rechazaron la propuesta del mandatario.


Los campesinos no aceptan mil por hectárea, ellos piden lo mismo del año pasado que fue de 3,200 por campesino. El año pasado había un padrón de 6,500 y este año incremento a 9,500.

Rico Lomelí responsabilizó al presidente municipal, José Baladez Chi, por su integridad y la de los otros dos funcionarios joaquinistas, pues al calor del empantanado conflicto surgió la versión de linchar a los enviados del gobierno estatal.

La situación entre funcionarios joaquinistas y ejidatarios era de máxima tensión a las 21 horas de este Lunes y no se preveía pronta solución. Antonio Rico Lomelí insistía en comunicarse con Carlos Joaquín para que le autorizara el pago de 3 mil pesos por campesino, pero el gobernador no le contestaba, según los dichos del propio subsecretario de Agricultura de la SEDARU. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...