miércoles, 7 de diciembre de 2016

¿Omisión o Traición?: Diputados joaquinistas se le voltean a Carlos Joaquín


El gobernador Carlos Joaquín quiere saber qué fue lo que pasó exactamente la noche del Martes en el Congreso del estado para “entender” por qué no pasó el incremento del impuesto a la nómina. Esta iniciativa procede directamente del Ejecutivo y no es fácil comprender cómo teniendo un Congreso a modo, el PRI y el PVEM -siendo minoría-, pudieron imponerse a la mayoría PAN-PRD. “Casualmente” el líder de la Gran Comisión, el panista Eduardo Martínez Arcila, salió del recinto parlamentario justo antes de la votación. Pero las circunstancias de esta “ausencia”, sus consecuencias y los datos recabados sobre la misma, irremediablemente apuntan a ¿Omisión o Traición?

Por: Esmaragdo Camaz

Esta es la duda del gobernador Carlos Joaquín dicha en sus propias palabras:

“Entiendo que todavía está en esa situación de revisión y habrá que verificar exactamente la razón por la cual no se llevó a cabo entendiendo que esto es una homologación a la ley federal más que una solicitud directa estatal, yo considero que todavía es un tema a revisar, primero vamos a verificar la situación por la que queda de esa manera y debatirla porque creo que es importante para poder operar”.

Eduardo Martínez Arcila es el hombre fuerte del gobierno joaquinista en el Congreso. Ex dirigente estatal del PAN, se suponía que no sólo era su principal aliado, sino más bien una especie de garantía, que como líder del Congreso, mantendría una cohesión en torno a las iniciativas que Carlos Joaquín le enviara al cuerpo camaral para hacerlas leyes que le permitieran gobernar.

La noche del martes Eduardo Martínez Arcila salió de la Cámara de Diputados justo antes de que iniciaran las votaciones del impuesto a la nómina. Las fuentes consultadas dicen que “le hablaron” de algún lugar y coinciden que antes de abandonar el recinto de forma definitiva, el presidente del Congreso “echó un vistazo” al pleno, contó y se retiró convencido de que tenía mayoría para aprobar la iniciativa del Ejecutivo. Se sabe que enfiló hacia Cancún. Qué raro que se ausentara tan lejos teniendo en ese momento un encargo tan importante del gobernador del estado.

Pero Martínez Arcila no fue el único “aliado” ausente.

La diputada de MORENA, Silvia Vázquez Pech, tampoco estuvo para las votaciones. Esta diputada está identificada como aliada del bloque PAN-PRD desde el arranque de la actual Legislatura, pues se le reconoce dentro del paquete de negociación que resultó en su virtual cambio de bancada. Sin embargo anoche no sirvió a esa causa.

El diputado Ramón Padilla Balam, de Nueva Alianza, también estuvo ausente pese a que es reconocido como un legislador proclive al bloque PAN-PRD.

Una ausencia mucho más significativa a las dos anteriores es la de Juan Carlos Pereyra. Este legislador renunció al PRI al inicio de esta Legislatura horas antes de entregar su voto a favor del bloque PAN-PRD que llevó a Eduardo Martínez Arcila a la presidencia de la Gran Comisión. Hoy “diputado independiente”, se le considera también un importante aliado del joaquinismo. Las fuentes consultadas anoche dicen que Pereyra tenía una ausencia justificada pero que al saber de la debacle se apresuró a llegar a la Cámara de Diputados para sufragar, aunque ya no llegó a tiempo.

La Cámara tiene 25 diputados y ese momento con las ausencias ya mencionadas, sólo habían 21 legisladores en el pleno. La votación produjo 11 votos en contra del impuesto a la nómina contra 10 a favor.

La súbita victoria del bloque PRI-PVEM y aliados, produjo un alboroto, rechiflas y descontrol, aunque los legisladores de las bancadas PAN-PRD -que no daban crédito al resultado de la votación-, lograron imponer una segunda votación con el propósito de reenviar la reforma a comisiones.

En ese inter de tiempo, Eduardo Martínez Arcila, que se supone ya viajaba con destino a Cancún, habría sido informado del sorpresivo revés y en ese momento se supone emprendió el regreso a Chetumal.

En la segunda votación, dos diputados -también aliados del joaquinismo-, se unieron al bloque PRI-PVEM y votaron en contra de regresar la reforma a comisiones. De esa forma la iniciativa quedó congelada por lo menos para el tiempo que resta del actual periodo ordinario de sesiones. La votación final fue de 13 en contra de la iniciativa y 8 a favor.

Estos son los dos diputados que cambiaron su voto, Carlos Mario Villanueva del partido Encuentro Social y Juan Ortiz Vallejo, éste ultimo el diputado de MORENA reconocido como proclive a vender su voto, luego de que fue exhibido en redes sociales reconociendo haber recibido 7 millones de pesos por torcerse a favor del PAN-PRD, lo que a su vez le costó la expulsión de su partido.

Cuando Eduardo Martínez Arcila regresó al Congreso se topó con los rostros desencajados de sus compañeros de bancada. El mismo presidente de la Gran Comisión tenia una cara de “ya la cagamos”, a decir –textualmente- de quienes lo vieron.

Cuatro ausencias de diputados aliados en un pequeño grupo camaral de 25 integrantes parecen muchas para una noche destinada a votar las iniciativas del Ejecutivo, más sabiendo que éstas son impopulares y que Carlos Joaquín necesita de todo el apoyo de los suyos.

En política no existen las casualidades, así que no queda más que cuestionarnos… ¿Omisión o Traición?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...