domingo, 8 de octubre de 2017

Ricalde el imprudente: ¿Qué necesidad?


Por: Esmaragdo Camaz

La grosera imprudencia del secretario estatal de Desarrollo Social, Julián Ricalde, contrasta con el llamado al diálogo de su jefe, el gobernador Carlos Joaquín. Esto confunde a la gente. Ricalde le echó a perder la fiesta del 43 Aniversario de Quintana Roo al mandatario. ¿Qué necesidad había de ello? Gracias a Ricalde la nota de hoy son las trompadas con Félix en vez del llamado a la tolerancia.

Veamos las diferencias de actuar del gobernador Carlos Joaquín y de su secretario de Desarrollo Social, Julián Ricalde.

Grosero, Félix González Canto se grabó un video rompiendo los pendones de la campaña de Carlos Joaquín a gobernador y lo difundió profusamente en un momento en que el Félix-borgismo todavía tenía el poder y se sentían intocables.

Hoy Carlos Joaquín -el ofendido- le tendió la mano a Félix a su llegada al desayuno del 43 Aniversario de Quintana Roo. Una actitud congruente con su discurso de llamado al diálogo. El senador le aceptó el saludo al gobernador y ambos sellaron con un apretón de manos.

Pero Julián Ricalde en cambio, usó el Twitter para ofender a Félix. El twitt del secretario estatal de Desarrollo Social fue publicado a las 10:13 horas de hoy. Más imprudente imposible.

Félix González Canto y su grupo, incluido su delfín Roberto Borge, ya están pagando las consecuencias de sus acciones ilícitas. No le corresponde a nadie del “Gobierno del Cambio” mofarse de ello. El actual gobierno tiene la obligación de llevar a juicio a aquellos ex funcionarios que cometieron delitos, dentro del marco de las leyes y las instituciones.

Carlos Joaquín, quien recibió en carne propia los duros embates de feliexistas y borgistas antes, durante y aún después de la campaña, no se ha burlado -al menos públicamente- de la desgracia en la que han caído quienes en el pasado reciente todavía era sus compañeros de partido. ¿Entonces por qué habría de hacerlo uno de sus funcionarios de primer nivel como Julián Ricalde? 

Félix no es una blanca paloma. Ricalde tampoco lo es. Nadie lo es. Pero a los funcionarios públicos -de por sí ya tan defenestrados por el público-, no les va liarse a golpes, pues va en detrimento de la institución que dicen representar.

Por cierto, Ricalde borró el ofensivo twitt luego de que las trompadas con Félix se convirtió en la nota del día. Seguro va a ser la nota del año. Eliminar ese twitt no deja dudas de qué o quién motivó el bochornoso incidente que le robó a Carlos Joaquín su festejo, mismo que fue diseñado por cierto, para mandar un mensaje de paz, de reconciliación y un llamado al diálogo.

En resumen, Julián Ricalde actuó de manera contraria al llamado que hizo su jefe el gobernador Carlos Joaquín. O sea, a Ricade le valió el discurso del mandatario.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...