lunes, 6 de noviembre de 2017

Malta, más seguro que el “First National Security” de Cancún


Expedientes X 6 noviembre 2017.- Malta, más seguro que el “First National Security”... Para evitar un día verse en la penosa necesidad de convertirse en burdos manifestantes bloquea calles, los distinguidos y respetados empresarios miembros de lo más selecto de la sociedad cancunense, los multipremiados mecenas del empresariado con “responsabilidad social”, Miguel Quintana Pali y Carlos Constandse, ambos socios dueños del parque Xcaret y otros muchos negocios, encontraron en los bancos de Malta la paz y la tranquilidad para guardar sumas de ensueño lejos de Cancún y fuera del alcance del molesto SAT que siempre anda husmeando dónde cobrar impuestos, mientras que los pobres ricos de la Cobá ahí siguen rogando al Señor que ilumine a los mastines de la SEIDO para que les devuelvan sus ahorros, y también de ser posible, que sensibilice a los recaudadores de Hacienda para que la tarascada no sea muy profunda…

Cada quien en su nivel, los ricos de Malta y los ricos de la Cobá ya tienen serios problemas.

En el caso de los primeros, el SAT ya tiene prueba documental de que el Grupo Xcaret ha sacado de México millones de dólares sin pagar impuestos al Fisco. Hoy se supo la noticia de los “Paradise Papers” y no faltan en las redes sociales los personeros de a gratis que salen en defensa de Quintana y Constandse queriendo venderle al público la idea de que ambos empresarios pueden hacer lo que gusten con su dinero y pueden guardarlo donde quieran, además de que se trata de dinero lícito.

Pues no, eso no es cierto. En México la gente sólo puede hacer con su dinero lo que guste después de pagar hasta un 30 por ciento, que corresponde al Impuesto Sobre la Renta (ISR). 

Para los que aún no entienden esto, de lo que se trata es que las empresas tienen que gastar dinero, pero de no hacerlo, entonces tienen que pagar un impuesto muy amplio por ese dinero que no gastaron y que se convierte en ahorro. 

El problema es que cuando se gana tanto dinero, no hay gasto suficiente que pueda matar los impuestos. Así que la única salida es evadir al Fisco. 

Pero como el dinero es tanto y ya ni siquiera los colchones de la casa alcanzan para guardarlo, entonces hay que recurrir a aquellos bancos que operan en países donde se pueden guardar millones de dólares sin que el SAT los moleste. Y eso es lo que Quintana y Constandse están haciendo, según lo detectado en los “Paradise Papers”, información que da cuenta de los personajes que guardan sus fortunas en Malta, el nuevo Suiza, país que no tiene tratados de intercambio de información fiscal con México y que encubre a sus cuentahabientes.

En este contexto, los dueños de Xcaret ya tienen cuentas pendientes con el SAT. No sobra recordar que la evasión fiscal es un delito federal que incluye pena corporal, o sea, cárcel. Se supone que el volumen de dinero es tan grande que ambos empresarios difícilmente podrían librar altas penalidades por el delito cometido. ¿Cómo comprobar que los millones de Malta no salieron de los negocios que operan en México? Esa es la chamba que ocupará el tiempo de Quintana y Constandse en los próximos días.

En el caso de los arrendatarios de cajas de seguridad el problema tampoco es menor. Hay entre los afectados gente honesta, profesionistas que trabajan lícitamente y otros que definitivamente no tienen ningún tipo de conexión con el crimen organizado. Sin embargo esto no los deja libre de problemas.

Aún si estas personas logran documentar ante la SEIDO la lícita procedencia de sus bienes, todavía tienen que librar una aduana más difícil que la PGR, es decir, el SAT. ¿Cómo es que estas personas tienen valores que no fueron fiscalizados por Hacienda? 

Para Hacienda a final de cuentas todo dinero no reportado, todo bien que no pagó un impuesto, es de alguna forma un bien ilícito, pues no ha pagado impuestos, aún si éste ingreso fue obtenido de forma ilegal producto del trabajo de una persona.

Todo dinero ganado debe pagar impuestos. Sin excepción. De no hacerlo es un delito. Aún los obreros pagan impuestos. Por esos sus sobres o sus depósitos por tarjeta ya incluyen el descuento correspondiente por pago de impuestos.

La noticia de hoy, de que dos distinguidos hombres de la sociedad cancunense han quedado al descubierto como evasores fiscales de gran calibre, es una raya más al tigre en el tema colateral de las investigaciones de la SEIDO del “First National Security”, que empezó por una indagatoria a un personaje del narcotráfico y terminó de rebote exponiendo a un grupo de personas que podrían haber evadido impuestos no necesariamente deliberadamente.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...