domingo, 14 de noviembre de 2010

El Mundo no se acabará en 2012: dignatarios mayas de Quintana Roo


Mientras las mega-corporaciones de televisión que dominan los satélites y las audiencias mundiales compiten con intrincados documentales para anunciar el fin del mundo para el 21 de Diciembre de 2012, en base a las 7 profecías mayas, los descendientes de esta ancestral cultura, los dignatarios mayas de Quintana Roo, dicen lo contrario y a dos años de esta fecha fatal afirman: “El Mundo no se acabará en el 2012”.

Por: Esmaragdo Camaz / Fotos: Moisés Canté

Llegar hasta los dignatarios mayas en el corazón de la etnia en Quintana Roo y poder hablar con ellos de los temas que guardan celosamente puede ser más difícil que ver las animaciones digitalizadas de canales como History, Discovery y National Geographic, que dan cuenta al mundo a través de “prestigiados” estudiosos de la cultura Maya, que describen cómo se va a acabar el mundo en 2012.

“Bienvenidos al fin del Mundo”, dice el narrador en uno de esos sensacionales documentales. Y mientras en el mundo este episodio conocido como “Las 7 profecías Mayas” ya es del dominio público en diversos idiomas y por ende en todos los puntos del planeta, en el corazón del Mundo Maya, donde se supone que será el escenario principal de esta catástrofe, este asunto, producto del marketing, pasa totalmente desapercibido.

Entre la comunidad de la zona maya de Quintana Roo, en el municipio de Felipe Carrillo Puerto, donde habitan unas 7 mil personas de la etnia, no se tiene conocimiento de las profecías del fin del mundo, excepto por aquellos que ven en la televisión por cable los catastróficos documentales en cuestión.

Pero mientras en otros países estos programas pueden ser motivo de controversia, en la zona maya, donde sus habitantes todavía practican costumbres ancestrales, estos pronósticos del fin del mundo no son más que mera ficción atribuible a intereses que pretenden inducir temor entre los mayas.


En Felipe Carrillo Puerto perduran cuatro ancestrales centros ceremoniales. Son los más importantes de la zona Maya. Chancá Veracruz, Chumpón, Tixcacal Guardia y la Cruz Parlante.

Feliciano Cruz Peraza es uno de los respetables dignatarios mayas de Chancá Veracruz. Es además el rezador del pueblo y hermano del general maya del lugar. Es uno de los dignatarios mayas de Felipe Carrillo Puerto.   

Le sorprende el cuestionamiento respecto a las profecías mayas del 2012. Le hablo del impacto de este tema en la comunidad internacional, en las grandes audiencias de la televisión de alcance mundial y de cómo este tema circula profusamente en Internet.

Habla maya y un traductor, un periodista bilingüe de Felipe Carrillo Puerto, realiza la traducción.


 “No se va a acabar el mundo en el 2012. Los cambios vienen poco a poco, no el año lo marca, de que se acaba el Mundo, no puede acabarse tan pronto, desde hace más de 44 años cuando fundamos la población, hemos visto varios cambios, cuando empezamos a vivir aquí la vegetación era muy bonita, todo iba acorde con la naturaleza, daba frutos todo, pero ahora que empezó a llegar el camino empezaron a venir con el manejo de combustible y todo eso, eso prácticamente dañó todo, entonces ahora no da fruto la tierra como debe ser, no se puede aprovechar la tierra como debe ser. En relación a eso, de que se acabe el mundo en 2012 yo no lo creo así, estamos acabando todo, pero con la modernización”.

¿Entonces cuál es la interpretación de las profecías mayas del 2012? –le pregunto.

Ya con más confianza, el dignatario maya cambia al castellano y se expresa con un marcado acento que lo hace escucharse como un extranjero que no domina bien la lengua local. Explica que la versión catastrófica del fin del mundo en el 2012 es pregonada por los cristianos para infundir miedo entre la población esperando con ello más adeptos.

“La mayor parte, oigo los misioneros, de esos que andan por los pueblos, esos que dicen que hablan directo con los que piden a Cristo, y dicen ellos que así pues si no entran así va a acabar el daño 2012, pero si entras no se acaba. Bueno pensándolo bien, si yo vengo decirte eso, porque vengo a decirte eso, es para que tú entres conmigo, para seguirme escuchando”.


De regreso al tema de la contaminación, lo que supone ser una de las interpretaciones de los cambios que se aproximan, el dignatario maya hace una revelación insólita, pues afirma que en este año cayó una lluvia de agua salada en la zona maya, lo que además de ser un hecho sui géneris, también les representó daños a sus productos.

“No sé qué vamos a hacer… aunque le ponemos fertilizante a la mazorca si llovió o no llovió en los meses de junio, julio, toda la lluvia que cae es lluvia buena, pero ese año empezando a llover cayó agua salada y se echó a perder esas mazorcas. Y por eso hay muchos avisos que hay en la Iglesia y todos los están diciendo”.

Ante estos cambios y la coyuntura de las profecías del 2012, Usted como auténtico maya, ¿qué mensaje le daría al mundo? – le cuestiono.

“Mi opinión muy personal es que el cambio se puede dar, pero no es muy atinado que haya un cambio en el 2012, puede ser que la profecía tenga otro significado, en relación a lo que deberían hacer los demás, es reunirse en oración para que ellos tengan cambios positivos”.

Está claro que para los dignatarios mayas pasa desapercibida la fiebre mediática de las profecías mayas del 2012. Y aún la población en general en la zona maya de Quintana Roo se siente ajena, al menos por ahora, de esos hechos.

¿Van a hacer algo, tienen conciencia de esa fecha?, es la pregunta.


“Aquí todos los dignatarios, todo lo que hacemos aquí, por eso entra la Iglesia, porque están pidiendo que no pase nada, como que es el centro de los dignatarios mayas, para pedir al Dios que no les pase nada, a ver si se componen, ellos vienen acá a pedirle a Dios que no sucedan más cosas”, dice el dignatario con cierto desdén y quizá no muy convencido del asunto del fon del mundo.

En la literatura disponible sobre este tema, la cual es muy vasta, se hablan de siete profecías, de las cuales hay dos interpretaciones básicas: el fin del mundo y/o el inicio de grandes cambios sociales en la humanidad.

Creer sobre la veracidad de estas profecías puede ser un dogma puramente de fe, pero al menos por ahora entre los herederos de la ancestral cultura maya, esto parece no quitarles el sueño.  

*Traducciones maya-español y guía de campo: Moisés Canté

No hay comentarios.:

Publicar un comentario