domingo, 8 de enero de 2012

El “COMPROMISÓMETRO”: El mundo bizarro de Julián Ricalde (incluye video demostrativo)


Es una joya. El usuario entra al “Compromisómetro” de Julián Ricalde y la manecilla del aparatito califica automáticamente las promesas de campaña del munícipe como “cumplidas”. Se supone que la calificación procede del voto del público, pero en realidad, las casillas de votación no sirven y todo es una farsa. No obstante, el sistema da al alcalde de Cancún un 44 por ciento de efectividad, que incluye compromisos “ya cumplidos” como, “Hacer de Cancún la ciudad más limpia de la Península de Yucatán”.

Por: Esmaragdo Camaz

En Junio de 2010, durante un recorrido por Puerto Morelos, Julián Ricalde Magaña, entonces candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez, presumió que firmaría 50 compromisos que servirían a su vez como base de su Plan de Gobierno.


Nueve meses después desde que ya es presidente municipal, Ricalde Magaña publica en el sitio oficial del Ayuntamiento de Benito Juárez (www.cancun.gob.mx), que ya cumplió 22 de los 50 compromisos firmados.

Según el apartado correspondiente, llamado “Compromisómetro”, es el público quien con sus votos en línea, va aprobándole al alcalde sus promesas de campaña como ya “cumplidas”.

La ocurrencia de Julián es una joya. Cuando el usuario entra el “Compromisómetro”, la manecilla del marcador, que contiene los siguientes niveles de promesa: Incumplida, Sin Avance, En Proceso y Cumplida, se dispara por default hacia el último casillero.
O sea que según “el sistema”, eso quiere decir que el público ya calificó como “Cumplida” la promesa de Julián. Esto se repite en los primeros 22 compromisos del munícipe.

El resto, 28 compromisos, son todas promesas marcadas como “En Proceso”, lo que supone que el público, que está pendiente de cada paso que da Julián, va evaluando en tiempo real las acciones del alcalde y por eso les da por ahora esa nominación.

EL PÚBLICO NO PUEDE VOTAR

Al lado del “Compromisómetro”, que es el aparatito que mide qué tan cumplido es Julián, hay una casilla para que el público vote en línea por la promesa en cuestión.


Cada una de estas casillas (50, una por promesa), tiene 5 opciones para responder a una misma pregunta, que en todos los casos es la siguiente: ¿Qué tan importante es para ti esta promesa?

En todos los casos, las 50 casillas de votación tienen marcadas por default el número 5, lo que supone el nivel máximo de importancia. Y cuando el usuario hace clic en uno de los niveles, el que sea de su preferencia, el sistema hace nada.

El voto no lleva a ninguna parte. El sistema no funciona. Simplemente no existen tales votos del público.

El “Compromisómetro” es en realidad una especie de mundo bizarro en el que Julián Ricalde supone haber cumplido de forma virtual compromisos que en el mundo real de los cancunenses nada más no cuadran, porque hay –de esas 22 promesas disque cumplidas-, unas que de plano, aceptarlas como resueltas, es un insulto al intelecto del colectivo.



Aquí algunos casos:

“Hacer de Cancún la ciudad más limpia de la Península de Yucatán”. Esta promesa ya está cumplida, según el “Compromisómetro” de Julián. Y este es el texto que se despliega con este “compromiso cumplido” y que sustenta tal aseveración:

Julián Ricalde Magaña candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez, ante vecinos del fraccionamiento Los Héroes, se comprometió a trabajar arduamente para que la Cancún se convierta en la ciudad más limpia para el disfrute de sus habitantes.


El abanderado de la mega alianza "Todos con Quintana Roo", dijo que atenderá principalmente el tema de la recolección de basura para que niños y jóvenes se desarrollen en un ambiente limpio elevando así, el nivel de vida de los cancunenses.


¿Pero cómo puede Julián auto calificar ésta como una promesa cumplida cuando ni siquiera ha logrado resolver el problema de la recolección y disposición final de los residuos sólidos de Cancún?


No hace falta hacer un estudio muy profundo para saber el grave problema ambiental que existe en Cancún. No hay que sustentarle al lector algo que él mismo ve en su colonia. Mención a parte los tiraderos clandestinos de basura, que existen por todo el municipio.


Y este, el de los tiraderos clandestinos, es otra promesa que según el aparatito calificador de Julián, también ya cumplió.

“Erradicar los basureros clandestinos para hacerlos áreas verdes, pavimentar la 230”. Y este es el texto que sustenta tal hazaña:

En el parque ecológico de la Región 230, Julián Ricalde Magaña candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez por la alianza "Todos con Quintana Roo", manifestó a los habitantes del lugar que terminará con los basureros clandestinos para convertirlos en áreas verdes que embellezcan la ciudad más importante del caribe mexicano.


Agregó que los 14 camiones volqueteros que puso a disposición de la ciudadanía seguirán recolectando 100 toneladas de basura diarias por toda la ciudad, así mismo informó a los vecinos que todas las calles de la región 230 serán pavimentadas.

Pero hay más del mismo tema ambiental que según Julián ya resolvió.


“Cancún verde, ecológico y sustentable. Cuidar la naturaleza y el medio ambiente”. Esta promesa, tan subjetiva por cierto, también ya fue calificada por el “Compromisómetro” como cumplida. Y este es el sustento:

El candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez, Julián Ricalde Magaña refrendó el compromiso que tendrá su gobierno por el cuidado, la defensa y el rescate de la naturaleza, para hacer de Cancún una ciudad ecológica.


En el parque de la SM 13, los vecinos agradecieron al candidato su preocupación por la conservación de las áreas verdes, ambos se comprometieron a coadyuvar en beneficio de la sociedad para el disfrute de los espacios ecológicos.

Y para rematar este tema de lo ambiental, el “Compromisómetro” dice que ya está en proceso ésta otra promesa de Julián: “Sacar el basurero de Villas Otoch para Siempre”.

Julián viene prometiendo esto junto con Gregorio Sánchez desde hace tres años, cuando era el encargado de obra y servicios públicos del gobierno de “Greg”.


Estos casos son similares a las 22 promesas “cumplidas” de Julián. Analizar cada una de ellas en detalle corresponde a los interesados, lo cual parece ocioso, pues está clara la falsedad del “invento” del alcalde.

El “Compromisómetro” es de alguna forma, el retrato de un Cancún fantasioso que sólo existe en la imaginación de Julián Ricalde. Es el equivalente de lo que en México se conoció en el pasado reciente como “Foxilandia”, un ícono del mundo irreal que viven los gobernantes.

Aquí un video demostrativo del fallido “Compromisómetro” de Julián Ricalde:

1 comentario:

  1. es un falso de doble vida y doble cara que alas lideres d otro partido ajenas al PRD les grita y las manda sacar del hayuntamiento se cree el rey mas bien la reyna en la nomina tiene a varios charros que maneja le tiene miedo alos directores d seguridad publica el sabe como esta la corporacion de corrompida y se hace dla vista gorda claro le dan tajadota al mari---on

    ResponderBorrar