lunes, 13 de febrero de 2012

Julián Ricalde quiere hacer renunciar a 300 policías preventivos para ingresar a nuevos elementos con fines electoreros, acusan afectados


Cancún.- Con el evidente fin de usar a la policía preventiva en los próximos comicios, el alcalde de Benito Juárez, Julián Ricalde, inició este fin de semana un terrorismo laboral en contra de policías preventivos, incluidos administrativos, discapacitados y algunas mujeres policías embarazadas, a quienes con el pretexto de la capacitación, impuso horarios de muerte para que se cansen y renuncien, tal como se ve en el oficio que acompaña esta información.


Este fin de semana ordenó al director de la corporación, Jesús Aiza Kaluf, que presione a los policías mencionados para que se vayan, pues le urge meter a su gente, ya que los tiempos electorales los tiene encima.

Ante esta orden, se giraron sendos oficios en los que se pide al personal que acate la orden, sin embargo, estos oficios fueron entregados específicamente al personal de administración, donde se encuentran los policías con capacidades diferentes, incluso algunas mujeres policías embarazadas.

El asunto es que mientras el oficio dice una cosa, las órdenes verbales van en otro sentido, es decir, el oficio dice que se presenten a las 7 de la mañana, pero no especifica hora de salida y es porque de manera verbal los mandos medios ordenaron a la tropa tener dos horarios, de 7 de la mañana a las 3 de la tarde y de 9 de la noche a una de la madrugada, lo que hace una jornada de 12 horas diarias.

Aquí el oficio en cuestión:


No hay comentarios.:

Publicar un comentario