domingo, 6 de mayo de 2012

La caída del Chi-ík: “Si hay un castigo, todo el pueblo lo va a sufrir”


Algo está pasando en el Mundo Maya que los Dignatarios de Felipe Carrillo Puerto -ampliamente reconocidos por su probidad, sensatez y tino-, coinciden en que “algo malo va a pasar” y la frase que usan es directa: “con esto que sucedió, si hay un castigo, no sólo los que hayan organizado la fiesta lo van a sufrir, si no todo el pueblo”, son palabras de Victoriano Yeh Ake, dignatario Maya de Hazil Sur, en torno a la caída del Chi-ík, un suceso que tiene a la comunidad maya de Quintana Roo en alerta y que los religiosos califican como un mal presagio.

Por: Esmaragdo Camaz

El hecho ocurrió el pasado de Mayo en el arranque de las festividades en honor de la Santa Cruz.

Fuera del Mundo Maya este hecho no tuvo mayor trascendencia, si acaso el suceso de un accidente de un hombre que cayó de un árbol.


Pero esto en la comunidad maya está causando un profundo temor, difícil de entender para quienes no forman parte de la etnia, sin embargo, un hecho sumamente importante si se considera la cantidad e importancia de la población maya en Quintana Roo y más aún, si se toma en cuenta que esto sucede justamente en el año 2012, cuando en todo el Mundo se ha aceptado que estamos por terminar una nueva Era.

Aunque originalmente se dijo que éste sería el fin del Mundo.

Para tratar de entender esto, es necesario revisar algunos antecedentes y conocer la visión de Victoriano Yeh Ake, dignatario Maya de Hazil Sur, quien da más luz sobre este asunto.


Los festejos en honor a la Santa Cruz nacieron en 1850 en la población de Chan Santa Cruz, hoy Felipe Carrillo Puerto, tras la aparición de la Cruz Parlante, que guió el pueblo maya para liberarse del opresor en la Guerra de Castas.

El primer evento de estas festividades y el más importante, es sembrar un árbol que representa el Yaxché (árbol sagrado) y en la copa de éste, un hombre, llamado Chi-ík y que representa el animal que se alimenta de las cosechas que vendrán, se postra y se sujeta del mismo.

Esta tradición y la siembra del árbol son eventos que siempre tuvieron como escenarios los cuatro centros ceremoniales de la Cruz Parlante que existen en el Municipio de Felipe Carrillo Puerto, incluido el que se encuentra en esta cabecera municipal, que es a su vez, el más importante de todos.


Sin embargo y en 162 años de tradición, este año, justo el 2012, cuando las profecías mayas han sido interpretadas por los estudiosos como el fin de una era, el árbol no fue plantado en el centro ceremonial de la Cruz Parlante.

En vez de esto, el árbol fue puesto en la Expomaya, específicamente en el espacio en que se llevan a cabo corridas de toros. La decisión de este cambio, que fue anunciada con antelación por el presidente municipal de Felipe Carrillo Puerto, Sebastián Uc Yam, un hombre de la etnia y ampliamente conocido entre la comunidad, dueño también de la Radiodifusora local, la “Estrella Maya”, causó sorpresa y molestia, pero sobre todo alarma entre los dignatarios mayas.


Días previos al evento del 3 de mayo los jerarcas religiosos mayas conminaron sin éxito al presidente municipal a que el árbol fuera plantado en el centro ceremonial de la Cruz Parlante, tal como marca la tradición.

Por eso el día del accidente los dignatarios mayas y la comunidad en general entraron en pánico y en cólera. Nunca en 162 años de historia un Chi-ík había caído del árbol sagrado y este suceso, calificado como un castigo trágico, fue adjudicado a la desobediencia de quienes no respetando la tradición, pues despreciaron el centro ceremonial de la Cruz Parlante para la siembra del árbol sagrado.

Es importante destacar que el hombre que representó este año el Chi-ík no es un improvisado ni mucho menos. Tampoco es un anciano o una persona que carezca de facultades físicas para tal representación. Se trata de Magdaleno Cahuich Cruz, de 33 años edad, quien ha dedicado parte de su vida a estos menesteres.


Este hombre ha sido durante años el Chi-ík en el centro ceremonial de la Cruz Parlante de Chancaj Veracruz, una de las comunidades de Felipe Carrillo Puerto y que también es sede de esta creencia.

Magdaleno Cahuich Cruz resultó con lesiones tras su caída del árbol sagrado y fue trasladado por la Cruz Roja. El hecho ocurrió el jueves pasado (3 de Mayo), pero este fin de semana no ha sido posible precisar qué pasó con este hombre.

Hasta aquí los antecedentes que enmarcan este suceso que para la comunidad maya no es un simple accidente, sino una premonición.


La entrevista con Victoriano Yeh Ake, dignatario Maya de Hazil Sur, da luz sobre el significado de este suceso, pero sobre todo, de las consecuencias del mismo, quizá en un sentido místico para el mundo no Maya, pero tal vez una interpretación literal para quienes sí depositan su fe en estas creencias.

¿Qué opina de la caída del Chi-ík?

“Esta muy increíble que haya caído, porque no debe de ser, es más, desde que cortan el Yaxché, ahí debe de estar en la copa del árbol y por más que lo molesten de diferentes formas para que caiga, eso no debe de ocurrir y tampoco el Yaxché ya no debe de tocar suelo, después de ser cortado del lugar donde se haya establecido la promesa”.


“Lo jalen lo inclinen bruscamente o le den vuelta, él no debe de caer y no es bueno que caiga tampoco al momento que estén sembrando, pero ya supe que en Carrillo Puerto que se cayó al momento que esta sembrando el árbol… eso no es bueno, representa algo muy grave que no quiero ni pensar, es que no está bien, definitivamente no esta bien”.

¿Qué significado tiene esto?

“Es un chií kú (mal presagio) para la persona que está organizando la Santa Fiesta, porque la fiesta del tres de mayo es una fiesta muy importante y debe de iniciar con una ofrenda en la Cruz Parlante y luego una ofrenda en el lugar en donde se vaya a realizar la fiesta y pedirle a Kiíchkelen Yum (a Dios) sus favores para que todo salga bien, pues es para el toda la Santa Fiesta”.


“En las santas fiestas no debe haber rencor en ningún grupo porque a Dios no le gusta ese tipo de cosas, por eso antes de realizar alguna fiesta, todos los que están involucrados deben de juntarse con mucho tiempo de anticipación para definir todo lo que se estará realizando y prepararse, esto es en las comunidades pero en la ciudad es diferente porque allí, ya es negocio, pero por eso no se puede andar con juegos y mucho menos en una fecha muy importante”.


“En este caso el responsable es el presidente y debe de averiguar, porqué sucedió aquello, porque eso no es bueno es un fallo, en una fiesta no debe de haber enojos, sino que debe de ser motivo de festejo y de felicidad”.

¿Qué consecuencias puede traer esto?

“Con esto que sucedió si hay un castigo, no sólo los que hayan organizado la fiesta lo van a sufrir, si no todo el pueblo, por eso es necesario que las personas que hayan cometido alguna falta deben de corregirla porque no deben de jugar con algo sagrado y muchos menos deshonrar las costumbres y tradiciones de los pueblos y comunidades mayas”.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario