martes, 30 de octubre de 2012

Funcionarios de Gobierno piden diezmo, reconoce contralor, pero no los ha podido detectar, aclara


Chetumal.- El Secretario de la Contraloría del Estado, Gonzalo Herrera Castilla, admitió que los funcionarios del Gobierno piden el famoso diezmo a las empresas para que se les asignen obras públicas, aunque aseguró que este vicio no se ha podido detectar en las auditorías realizadas por este órgano, ante la falta de denuncias.

La corrupción y las dádivas que piden funcionarios, ha sido uno de los principales problemas que existe en el país y en donde Quintana Roo no es la excepción, sin embargo, hasta el momento los pequeños empresarios son quienes se ven más afectados por no tener para pagar el 10 por ciento, aunque tampoco han denunciado esta irregularidad por temor a ser boletinados y que no se les asignen las pocas obras que reciben.

Para el contralor del Estado la corrupción existe porque la ciudadanía y los empresarios son quienes la promueven.

“Yo creo que existirán los casos, pero aquí no debemos perder de vista que hay dos elementos, entonces mientras exista ciudadanos y empresarios corruptos, existirá la corrupción de los funcionarios en el Gobierno y mientras no existan las quejas y denuncias, tampoco podemos hacer gran cosa, no te podría decir más, ni siquiera en qué nivel o en qué porcentajes, tendría que tener los elementos, pero no podemos hacernos de la vista cerrado ante los ojos de las paredes internaciones que señalan a México como uno de los países más corruptos”.

Dijo que este vicio no sólo es un problema a nivel nacional, ya que afirmó que hay casos de servidores públicos que ponen de trámite obligatorio el pagar el diezmo para poder ganar obra publica.

Aunque declaró que no se ha podido proceder porque no se tienen pruebas de esta irregularidad, ya que no se denuncia.

“A nivel gobierno hay prácticas que se vienen realizando y tenemos que buscar los medios para combatirlo, yo creo que aunado a esto, van los mecanismos de transparencia que se están implementando y la nueva ley de IFAE que esta en proceso y consulta en la cámara de diputados federal y que pasar a todo a los estados, están los nuevos instrumentos para la gestión pública en los estados, para transparencia y rendición de cuentas y todo esto va a impulsar para que las prácticas deshonestas se vayan minimizando”.

Aún y con la infinidad de leyes, organismos y supuestas auditorias, hasta el momento ningún organismo ha podido detectar o dar a conocer la cloaca de corrupción que existe entre funcionarios, ya que muchas veces son del mismo gobierno.

Incluso la contraloría del Estado es quien debería haber ya detectado estas anomalías en las supervisiones, pero tampoco ha demostrado tener la capacidad o interés para acabar con esta vieja practica, que enriquece aún más a los funcionarios de los tres niveles de gobierno, municipales, estatales y federales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario