lunes, 8 de abril de 2013

Asciende incursión de menores de edad en bandas del crimen organizado en QR; reportan 11 casos este año


Chetumal.- La participación de menores de edad en delitos de alto impacto para beneficio de la delincuencia organizada, tras ser reclutados por el hampa, va en ascenso en Quintana Roo, con 11 casos registrados este año, reveló el Procurador General de Justicia, Gaspar Armando García Torres.

Destacó que en lo que va del año, son 11 los casos de menores de edad involucrados en el narcotráfico, con edades que van de 11 a 17 años, que se han visto inmiscuidos en estos delitos considerados graves.

Explicó que las bandas asentadas en Quintana Roo han aprovechado la desintegración familiar, la falta de empleo y otros problemas sociales, para incursionar a los niños y jóvenes al crimen organizado, prometiéndoles una paga y haciéndoles ver las lagunas de la ley a favor de menores infractores.

“En asuntos digamos de naturaleza delincuencial, hemos visto la presencia de menores, sobre todo temas de delincuencia organizada, menores que forman parte de estos grupos, obviamente consideramos en una circunstancia donde saben los delincuentes que los menores tienen ciertas salvedades de acuerdo a la ley y se aprovechan de esta situación, te puedo hablar 11 menores en delitos de alto impacto con excepción de dos casos, uno la menor que mató a sus hermanitos y el otro, un menor que se le encontró droga y sabemos que estaba siendo utilizada”.

El reclutamiento de niños por el narco ha sido redituable para los grupos criminales, puesto que son utilizados para operar como traficantes de droga, halcones y otros delitos de alto impacto, bajo su camuflaje de ser un menor de edad.  

“Yo creo que esta presencia es preocupante, porque hablamos de delitos fuertes y de alto impacto, a nosotros nos parece que están siendo utilizados porque los menores no logran percibir las consecuencias legales, por ejemplo, hay menores, los llamados burritos, como el caso de la niña de 11 años utilizada para llevar droga y como es menor, si la detienen no hay una consecuencia legal por ser inimputable por la edad, hay otros menores que son sicarios prácticamente, y hay otros que operan como halcones para supervisar y vigilar los movimientos que hagan las autoridades”.

Los cárteles de la droga y sus células armadas utilizan cada vez más a “niños” por ser mano de obra barata, fáciles de intimidar y por no haber penas severas ante las lagunas de la ley para menores infractores.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario