martes, 23 de abril de 2013

Clausuran gasolinera “Servimar” por derrame de gas en centro de Chetumal; la propietaria es hija de un ex gobernador


Chetumal.- Autoridades de Profepa, personal de Seguridad Pública y militares, clausuraron totalmente este martes la gasolinera “Servimar” propiedad de Adela Martínez Márquez, hija del primer gobernador del estado Jesús Martínez Ross.

Alrededor de las 13 horas, las autoridades procedieron con el pegado de las calcomanías en las oficinas y bombas de la estación, por violentar la normatividad ambiental, mientras se concluyen las investigaciones para ubicar el derrame del hidrocarburo que se filtró en el sistema de drenaje de la zona centro de Chetumal.

Por su parte, Andrés Medina Lagos, confirmó que la clausura de Servimar fue total pero no definitiva, mientras se concluye el procedimiento legal para deslindar responsabilidades entre los involucrados. 

Destacó que por ello demandará al Ayuntamiento y al gobierno del estado por Calumnia y Daño Moral-Patrimonial, debido a que la clausura incurre en excesos y desacatos a la normatividad, tras el dictamen de Petróleos Mexicanos.

“El área jurídica de la empresa van a ver de qué manera actuarán, porque hay pérdidas de ventas de más de un millón de pesos, pero no es lo que se pierde ahorita, si no lo que se va a perder porque la gente que no sabe, va a creer la versión de que la gasolinera es la culpable, así que para saber cuánto se va a perder tendremos que promediar los niveles de venta”.

Los resultados de los muestreos hechos en el Laboratorio Móvil de Pemex determinaron que el derrame de combustible encontrado no proviene de los tanques de la Estación de Servicios, y se acordó investigar en la zona existen talleres, lavaderos de automóviles y establecimientos que utilizan combustibles y aceites en su actividades diarias, mismo que pueden ser los causantes de la filtración del combustible.

Manifestó que las pérdidas económicas estimadas exceden un millón de pesos, pero lo más preocupante es que la Dirección de Protección Civil de Othón P. Blanco, Procuraduría Estatal de Medio Ambiente  y la Profepa, han denigrado la imagen de la empresa, por lo cual se contempla proceder legalmente por Difamación, Daño Patrimonial-Moral y lo que resulte.

Hasta el momento ha existido hermetismo de las autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente para informar sobre esta fuga de combustible y la clausura del inmueble, que además de representar un riesgo, ha generado una severa contaminación, sobre todo a la bahía de Chetumal.

Ante ello consideró necesario y urgente verificar los establecimientos que manejan residuos peligrosos y flamables para poder ubicar el origen del derrame de hidrocarburos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario