martes, 1 de julio de 2014

Abuxapqui voraz: golpea Ayuntamiento de OPB al comercio establecido de Chetumal, hay acoso fiscal, denuncia empresario panadero


Chetumal.- El gobierno municipal de Eduardo Espinosa Abuxapquí está golpeando al comercio local de esta capital con una excesiva persecución fiscal para hacerse de dinero, así lo denunció este martes, el empresario panadero, Luis Protonotario Sabido, al sostener enfáticamente que, “porque llega la revisión y llega la sanción y no hay margen de absolutamente nada, no hay margen para defendernos del municipio, entendemos que no tienen lana y están buscando cómo golpear al comerciante establecido”.
Los empresarios de la industria panificadora están siendo objeto de terrorismo fiscal, debido a que los gobiernos tanto federal, estatal y municipal, mantienen supervisiones de manera acosadora con la finalidad de recaudar la mayor cantidad de recursos, obligando a pagar impuestos.


En este sentido, Luis Protonotario Sabido, quien administra la panificadora la “Invencible”, denunció que las autoridades han iniciado una campaña hostigadora al grado de que las micro, pequeñas y medianas empresas, reciben hasta 7 supervisiones en un período de dos meses, dejando a los propietarios de las panaderías sin margen de corregir las inconsistencias detectadas.
De manera específica, denunció que el gobierno municipal de Eduardo Espinosa Abuxapqui pretende obtener recursos a expensas de los empresarios, cobrándoles todo tipo de impuestos.
“Cuando abren una panadería, un negocio tiene que lidiar primero con una serie de pagos, requerimientos de primera instancia, torna difícil la apertura de un negocio y torna difícil la supervivencia en el primero o segundo año, nunca había a visto este tipo de revisión, porque llega la revisión y llega la sanción y no hay margen de absolutamente nada, no hay margen para defendernos del municipio, entendemos que no tienen lana y están buscando cómo golpear al comerciante establecido, imagínate en 2 meses tenemos 7 revisiones de los 3 órdenes de gobierno”.
Las nuevas reformas fiscales ha impactado de lleno a la industria panificadora, quienes han tenido que enfrentar desde enero el gravamen de un 8 por ciento, por concepto del Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS), lo que ha ocasionado la caída en sus ventas en más de un 25 por ciento.
A ello se le suman las constantes supervisiones por parte de la Secretaría de Hacienda, del Trabajo, IMSS y hasta las diversas áreas del municipio capitalino que cobran impuestos, al grado de que ya han generado el cierre de negocios y limitado la creación y consolidación de nuevas empresas en la zona sur.
“Nos parece un poco inadecuado que los que estamos establecidos o incorporando apenas al cambio de incorporación fiscal y se nos vienen encima las autoridades locales, entonces no nos dan margen de recuperación, aunado que no hay circulante de dinero, las familias están desempleadas y se nos viene un alza de precios y al igual las multas de la Secretaría de Trabajo son altísimas”.
Explicó que con toda la carga fiscal y multas que enfrentan son cada día más los negocios que han decidido cerrar por caer en quiebra ante la falta de empleos.

Refirió que actualmente las ventas se encuentran muy bajas  en comparación a otros años ante la falta de circulante en la ciudad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario