lunes, 31 de diciembre de 2018

Cancún 545-2018: Primer destino turístico de México cierra el año con la cifra de ejecutados más alta en 48 años de historia del “paraíso”



Por: Esmaragdo Camaz

Cancún.- Éste -el principal polo turístico de México-, está cerrando el 2018 con 545 ejecutados, la cifra más elevada en un mismo año en los 48 años de existencia de Cancún. Un cadáver reportado la tarde de este lunes 31 en la avenida Huayacán pone el cerrojo a este fatídico periodo que exhibió la violencia que impera en el otrora paraíso.

La cifra de ejecutados en el 2017 fue de 227 y de 67 en el 2016. Este año que termina los asesinatos dolosos se dispararon en Cancún de una forma desproporcionada y en un mismo día fue posible contar hasta 9 ejecuciones.

La mayoría de las ejecuciones tuvieron como escenario las colonias populares y zonas periféricas de la ciudad, entre las que destacan Villas Otoch (Paraíso) y Paseos del Mar, dos de las áreas que este año se convirtieron de alto riesgo.

En el centro también hubieron ejecuciones que por su cantidad y características destacan en zonas como “El Crucero”, SMZA 66 y “Corales”.

Y aunque en menor escala, la Zona Hotelera -corazón turístico de Cancún-, también registró ejecuciones y balaceras.

En la cifra de las 545 ejecuciones registradas este 2018 en Cancún también destacan los casos de 51 mujeres que fueron asesinadas en este polo vacacional, algunas veces en plena vía pública, como el caso más reciente, que sucedió afuera del “Aurrera” de “Corales” en la SMZA 77, donde una fémina que atendía un puesto de hot-dogs fue acribillada a balazos.

En medio de esta “histórica” ola de ejecuciones, los sistemas de Seguridad Pública y de impartición de Justicia de Quintana Roo sufrieron cambios en el mes de septiembre. 

El 26 de septiembre Rodolfo del Ángel Campos renunció al cargo de secretario de Seguridad Pública estatal y su lugar fue ocupado por Alberto Capella Ibarra. El primero, muy cercano al gobernador Carlos Joaquín González, sirvió en el pasado como jefe policial en Playa del Carmen. Y el segundo fue el titular del ramo en Morelos durante el gobierno del ex gobernador Graco Ramírez.

Un día después -27 de septiembre-, el hoy ex fiscal, Miguel Ángel Pech, “renunció” al cargo después de la fallida investigación del asesinato del camarógrafo de Canal 10, Javier Rodríguez Valladares. El entonces “abogado del estado” mandó a la cárcel a un policía inocente a quien acusó sin pruebas sólidas de la autoría del crimen.  

Tras la salida de Pech, el Congreso del Estado hizo reformas constitucionales. Eliminó la obligatoriedad de residencia de cinco años para el cargo de Fiscal de Quintana Roo y el 12 de diciembre designó a Óscar Montes de Oca Rosales nuevo “abogado del estado”. Este nuevo funcionario fue importado de la Ciudad de México, donde en el pasado sirvió en el sistema local de impartición de Justicia.

Con la llegada de Alberto Capella a la Secretaría de Seguridad Pública estatal también arribaron otros mandos procedentes de Morelos, entre ellos Jesús Pérez Abarca, quien fue echado de su oficina a empujones por la tropa el 5 de noviembre, apenas semanas después de haber sido nombrado encargado de la Policía de Cancún, designación hecha por la alcaldesa Mara Lezama el 30 de septiembre.

La reyerta protagonizada por los policías de Cancún ese lunes 5 de noviembre, dio inicio a un paro laboral que se diluyó en horas. Mara Lezama anunció el 8 de noviembre la incorporación de la Policía de Cancún al “Mando Único” de la Policía estatal y Jesús Pérez Abarca regresó a su oficina el 11 de noviembre ya ratificado por el Cabildo de Benito Juárez como el secretario de Seguridad Pública de Cancún.

Con estos cambios, el “Mando Único” de Alberto Capella anunció una “limpia” al interior de la Policía de Cancún y el 30 de noviembre ministeriales detuvieron a 16 policías municipales acusados penalmente de los delitos de motín y sedición por haber echado a empujones de su oficina al jefe Pérez Abarca. Desde entonces los detenidos permanecen en prisión para enfrentar su proceso, pese a las manifestaciones de sus familiares que han pedido su liberación.

Se sabe que la limpia de Capella produjo más bajas entre la policía de Cancún, donde han habido reacomodos incluso entre mandos, como el de la Zona Hotelera, donde Eduardo Santamaría Chávez asumió la dirección de la Policía Turística luego de un ataque a balazos contra taxistas que hacían sitio afuera de un hotel y donde uno de ellos perdió la vida.

Luego de estos cambios han surgido en Cancún múltiples detenciones de presuntos responsables de ejecuciones y otros delitos como extorsiones, robo y secuestro. Durante el 2018 hasta antes de la entrada del “Mando Único” y en todo el 2017, los aseguramientos de presuntos criminales fueron mínimas, casi nulas, lo que evidenció un alto índice de impunidad, uno de las condiciones que dio paso al crecimiento exponencial de las ejecuciones.

La tendencia de ejecuciones en Cancún ha venido disminuyendo gradualmente desde el mes de junio, según James Tobin, el encargado de la Mesa de Seguridad de Cancún. En Mayo hubieron más de 60 asesinatos y en este diciembre se registraron menos de 40 casos, reveló esta fuente hace apenas tres días durante una reunión de ese organismo que analiza y toma acciones respecto a la Seguridad Pública en la ciudad.

La cifra de las 545 ejecuciones éste 2018 puede ser inexacta debido a que las autoridades no divulgan las cifras oficiales. No obstante este número es resultado del registro de los medios de comunicación que dan cobertura puntual de este tipo de casos y cuya finalidad es netamente informativa.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario