lunes, 25 de noviembre de 2019

Expedientes X: ¿La debacle de Morena, hora de abandonar el barco?...



Expedientes X 25 de Noviembre 2019.- ¿Marybel o Alegre pueden ganar con Morena otra vez?... Marybel Villegas y Luis Alegre, son los principales personajes  de Morena que se perfilan como candidatos a la gubernatura de Quintana Roo en el 2020. Quizá todavía están a tiempo de abandonar Morena antes de que sea demasiado tarde si en verdad aspiran a ganar una elección. Morena -el partido al que pertenecen- ha caído estrepitosamente. Hoy apenas tiene un 36.3 por ciento de la preferencia electoral, contra un 71.3 que tuvo hace un año, cuando impulsados por AMLO, cientos de candidatos ganaron en las urnas, entre ellos éstos tres. El dato lo da a conocer El Universal. Si hoy fueran las elecciones para presidente de la República, sólo el 36.3 del electorado daría su voto a Morena, señala el sondeo. Pero podría ser aún menor en elecciones locales. Está claro que los personajes caribeños -como los dos aquí citados-, ganaron por el “efecto” López Obrador. Pero ahora ese mismo efecto se les puede revertir en el mediano plazo...



López Obrador y Morena son lo mismo. Y ambos han calado en el ánimo de los electores. Lo más significativo es que desde su llegada al poder, las simpatías a favor de AMLO se mantienen gradualmente a la baja.

López Obrador contaba con un 51.9 por ciento de la preferencias electorales el día que tomó posesión como presidente hace un año. Y desde entonces cada mes ha venido descendiendo hasta un 15.6 por ciento, de acuerdo a la última medición, esto mencionado también en la información difundida por El Universal.

En el caso de Morena las cosas no son diferentes. En marzo de este año el partido de AMLO tenía una simpatía partidista de 31.9 por ciento. En este noviembre se desplomó a un 24.5 por ciento.

Los disparates de López Obrador en las mañaneras, su reticencia a hacer uso de la fuerza pública y ser abiertamente proclive a la delincuencia organizada que campea sin restricciones a los mexicanos, son algunas de las razones que han desilusionado a los electores.

La “austeridad republicana” que tiene en vilo a la economía del país, el debilitamiento de las instituciones de gobierno y autónomas, así como los severos recortes presupuéstales a los estados y a los municipios, han prendido la alarmas en los sectores más importantes e influyentes del país, lo que a su vez le genera a AMLO la apertura constante de más frentes en una especie de auto boicot que lo hace cada día menos popular.

Morena no fue capaz siquiera de renovar sus dirigencias. Tuvo que cancelar sus elecciones internas por las incontrolables disputas de poder entre sus propios militantes en asambleas que en algunos casos llegaron incluso a alcanzar altos grados de violencia. Los electores no quieren eso.

López Obrador había asegurado que Morena no es un partido de estado. Otra vez mintió. Al final AMLO intervino en su partido y ordenó hacer encuestas para elegir dirigentes. Un sistema que el ciudadano percibe como antidemocrático, lo cual refleja una falta de credibilidad en los modos del presidente y su partido.

En el caso de Quintana Roo, López Obrador no ha cumplido. Prometió menos impuestos en el sur y no cumplió. Aseguró que instalaría la SECTUR en Chetumal y tampoco lo hizo. Decepcionó con su postura respecto al grave problema del sargazo. Y tampoco transformó las colonias populares de Playa del Carmen, como lo prometió en su campaña a la presidencia de México. Marybel Villegas y Luis Alegre cargan con esto a cuestas y seguramente pagarán ante el electorado por los falsos de su líder.

El movimiento político-electoral de López Obrador apuesta por la compra de votos y los virtuales candidatos de Morena están esperanzados en ese modelo. El presupuesto 2020 de AMLO es netamente electorero. Distribuirá a partir de 2020 miles de millones de pesos del erario público para regalárselo a sus seguidores a través de las tarjetas bancarias del “Bienestar”.

Para un militante de Morena eso es garantía de elecciones ganadoras. Son 8 millones de mexicanos que tendrán esas tarjetas para gastar. Incluso hay cadenas de tiendas que a través de su publicidad ya dan la bienvenida a la tarjeta del “Bienestar”.

¿Alcanzarán esas 8 millones de tarjetas para ganar en las urnas?

López Obrador no ganó con la mayoría de los mexicanos, como se ha querido hacer creer. AMLO ganó apenas con 30 millones de los 89 millones de mexicanos inscritos en el padrón electoral.

El abstencionismo y la fractura del voto entre diversos partidos fue lo que dio el triunfo a López Obrador. Su partido Morena -hoy se ve-, es un partido desechable.

Un dato relevante del sondeo de “El Universal”. Ningún partido político avanzó en este año en la preferencia de los electores. La gran pregunta entonces es ¿cómo ganar las próximas elecciones?


No hay comentarios.:

Publicar un comentario