miércoles, 20 de noviembre de 2019

Winjet se beneficia: Nuevas tarifas de Ultramar favorecen a su competidor, ¿Qué pretende Germán Orozco?



Expediente

Por: Esmaragdo Camaz

En Winjet se frotan las manos. Los aumentos de las tarifas de Ultramar en el cruce Cozumel-Playa del Carmen ya empiezan a dar frutos a la naviera naranja. Los usuarios locales de ambos lados del mar están molestos con el incremento unilateral de la naviera amarilla y están respondiendo en las taquillas. No sólo lo hacen porque están molestos, sino también por ahorro. Lo raro es que ésta reacción era previsible y aún así Germán Orozco, el dueño de Ultramar, aplicó los incrementos. ¿Es que se dio un tiro en el pie? ¿Por qué sólo subió las tarifas para locales y a los turistas no? ¿Es que quiere que los locales absorban el costo de los turistas? ¿O es que ya no quiere nativos en su naviera y por eso se los deja a Winjet?

La ruta Cozumel-Playa del Carmen produce unos 4 millones de pasajeros al año. Muchos de ellos -los locales- son clientes permanentes, aunque no son mayoría.
En ambos muelles los usuarios locales son informados de la diferencia de precio entre navieras. Los boleteros de Winjet se están llevando a éstos clientes sin problemas. El precio los favorece. 

Con Winjet un quintanarroense paga 75 pesos. Con Ultramar tiene que pagar 150 pesos. Una diferencia injustificable para cualquier bolsillo. Se supone que Ultramar ofrece un servicio más limpio, cómodo y rápido. Pero eso no es suficiente cuando la diferencia de precio entre uno y otro servicio es prácticamente el doble.

Para los cozumeleños -quienes tienen acceso a un plan especial-, la diferencia de precio también es mucha. Con Winjet pagan 45 pesos. Pero con Ultramar tendrían que pagar 70 pesos.

Y aún los adultos mayores también quedan confinados. En Winjet pagan 45 pesos. Y en Ultramar tendrían que pagar 90 pesos.

Viendo estas diferencias de precios queda claro por qué los pasajeros locales están prefiriendo a Winjet. No les queda de otra. 

Pero es diferente con los turistas. Un foráneo -nacional o extranjero- paga 180 pesos en Winjet o 200 pesos en Ultramar. La relación costo-calidad hace competitiva la pequeña diferencia de precio entre ambas navieras, apenas 20 pesos, algo así como un dólar.

Germán Orozco obtuvo de la SCT una autorización para incrementar las tarifas de su naviera Ultramar en la ruta Cozumel-Playa del Carmen. Pero no se ha informado bajo qué criterio decidió aumentar esas tarifas a los locales y a los turistas no.

En apenas unas horas tras el aviso de los incrementos, para los trabajadores de Winjet y Ultramar quedaron claras cuáles son las preferencias de los clientes locales. No así de los turistas, quienes aún son la carnada en disputa entre ambos bandos.

El gobernador Carlos Joaquín dijo el martes que no fue informado por autoridades federales de este incremento y que ya estaba en contacto con funcionarios del sector para pedirles reconsiderar las tarifas.

El incremento de las tarifas de Ultramar beneficia a Winjet en el mercado local.

Y en el foráneo ambas navieras tienen todavía tarifas relativamente competitivas. En tal caso no deja de sorprender cuál es la estrategia de Germán Orozco.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario