martes, 8 de febrero de 2022

Activistas aseguran que la precariedad laboral prevalece en el México del Siglo XXI, como en el XX


Ciudad de México.- La precariedad laboral sigue de moda en México en pleno Siglo XXI, como estaba al principios del siglo XX, cuando se promulgó la Constitución de 1917, una de las más avanzadas del mundo por su contenido social, sostuvo la agrupación Acción Ciudadana contra la Pobreza.

En un comunicado, añadió que el más reciente reporte del Observatorio de Trabajo Digno muestra niveles inaceptables de precariedad laboral para trabajadores asalariados en todas las ramas económicas, incluyendo las más productivas y formalizadas como la manufactura y los servicios.

 

Señaló que “la inmensa mayoría” de quienes trabajan por un salario carecen de representación sindical que defienda sus derechos constitucionales (86 por ciento).

 

Asimismo, seis de cada 10 reciben un ingreso salarial insuficiente para sostener a su familia, cuatro de cada 10 carecen de seguridad social (42 por ciento), y la mitad trabaja sin contrato laboral estable (52 por ciento), todo esto en abierta contradicción con las normas del derecho al trabajo digno establecidas en la Constitución.

 

La agrupación aseguró también que esta violación de derechos laborales constituye una de las causas principales de los niveles de la pobreza en nuestro país.

 

“Así, en el aniversario de la Constitución el 5 de febrero pasado, se constata que para millones de personas los derechos laborales consagrados en el art. 123 y que se supone dieron origen y motivación al contenido de derechos sociales de la carta magna han quedado como letra muerta.

 

“Millones de personas trabajan sin ingreso suficiente para mantener al trabajador y su familia, carecen de acceso a la salud por su trabajo, carecen de contrato estable y no pueden ejercer su derecho a la organización sindical y la negociación colectiva.

 

“Por eso, desde la sociedad civil reiteramos que la fórmula México sin Pobreza tiene como componentes indispensables el trabajo digno, esto es, trabajo con remuneración suficiente y pleno ejercicio de derechos laborales.

 

El acceso universal a la salud, a los cuidados y en general a la protección social, conforme a las normas y estándares de derechos humanos vigentes en el país, a partir de la reforma al art. 1º de la Constitución en 2011.

 

Agregó también que la industria manufacturera, junto con el comercio, son los dos sectores con mayor peso en el empleo (35 por ciento en conjunto).


Son sectores de gran dinamismo y con empresas de alta productividad y rentabilidad. En conjunto aportan el 53 por ciento del valor agregado total y el 68 por ciento de los ingresos del total de unidades económicas.

 

Sin embargo, en la industria manufacturera, seis de cada 10 personas con trabajo asalariado (60 por ciento) carecen de ingreso suficiente, casi la cuarta parte (23 por ciento) carece de acceso a la salud, mediante la afiliación a la seguridad social y más de la tercera parte (35  por ciento) no tiene de contrato estable.

 

Esto, prosiguió el comunicado,  quiere decir, que el sector económico con mayor peso en el empleo, la industria manufacturera, mantiene a más de tres millones 700 mil personas trabajando por un salario que no supera el umbral de pobreza para dos personas.

 

Mucho menos para una familia mayor, a casi un millón 600 mil sin acceso a la salud de la seguridad social y a más de dos millones 400 mil personas sin contrato estable.

 

 En el sector de servicios profesionales, financieros y corporativos, el de mayor valor agregado y rentabilidad en la economía, hay casi un millón 600 mil personas trabajando sin salario suficiente, son el 62 por ciento del total de su personal y pese a la prohibición de la subcontratación abusiva (“outsourcing”), todavía el 37 por ciento de sus empleados carece de afiliación a la salud y la seguridad social.

 

La agrupación afirmó que la precariedad laboral es predominante en el sector primario (agrícola, ganadero, pesca y forestal) donde dos de cada tres personas con trabajo asalariado no ganan lo suficiente para adquirir dos canastas básicas, casi dos millones de personas (66 por ciento).

 

Llama también la atención el sector de restaurantes y hotelería, donde tres de cada cuatro personas que trabajan carecen de salario suficiente para mantener a una familia.


(Infoqroo)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario