martes, 7 de junio de 2022

Tren Maya en Terreno Frágil: Expertos de Fonatur reconocen fragilidad del subsuelo, pero afirman tener soluciones para salvar el ecosistema

Por: Esmaragdo Camaz

Ejido Jacinto Pat, Tulum.- Luego de cinco horas de explicaciones, preguntas y respuestas, en la asamblea informativa de la Ruta 5 del Tren Maya, dos cosas me quedaron claras.

1.- Que el Gobierno Federal, es decir, Fonatur, Semarnat, etc, tienen perfectamente claro que en este trazo del Tren Maya, se van a topar con un número indeterminado de cavernas (que pueden ser cientos), múltiples mantos acuíferos, especies de flora y fauna -algunas protegidas y otras en peligro de extinción-, así como un sinnúmero de formaciones naturales con un gran valor histórico y ambiental. Los funcionarios aseguran que con ingeniería salvarán todo este ecosistema.


2.- Y que pese a toda esta conciencia ecológica y conservacionista que dice tener el Gobierno Federal, el Tren Maya va a pasar por este lugar, pues los funcionarios presentes nunca respondieron a las dudas e interrogantes del público en otro sentido. 


Al final de la exposición y con todos los detalles de los estudios presentados por los funcionarios del Gobierno Federal, me quedó la impresión de que esta ruta tiene las peores condiciones como para construir aquí un Tren, si se quiere conservar el medio ambiente.


Y es que los propios funcionarios que expusieron por parte de Fonatur -todos ellos expertos en sus respectivas áreas-, reconocen los inconvenientes que representa construir el Tren Maya por en medio de la selva. 


Pero en todos los casos, estos funcionarios dicen tener soluciones para librar, conservar, respetar, el ecosistema. En cada exposición, los expertos presentaron el resultado de sus estudios, que evidencian las afectaciones de la construcción del Tren Maya, pero que al mismo tiempo, la ingeniería presentada supone la solución a tales afectaciones, según los expertos del Gobierno Federal.


Son tantos los temas y las aristas, que entrar en detalles nos llevaría a leer los extensos estudios que están disponibles en el sitio de Fonatur Tren Maya, así que, si el lector quiere entrar a la minucia de los detalles, pues adelante.


Pero aquí lo estoy planteando es mi percepción personal de que, ya no se puede acusar que los constructores del Tren Maya desconocen las condiciones del suelo kárstico y el complejo sistema de cavernas, cenotes y ríos subterráneos propios de la Península de Yucatán.


Más bien ahora el tema es que el Gobierno Federal, tras realizar lo que ellos llaman los estudios correspondientes, están decididos a “salvar” la selva y construir el Tren Maya al mismo tiempo sobre ella.


¿Y cómo es esto posible? ¿Vale la pena? ¿Cuánto va a costar esto?


Por ejemplo.


La solución para salvaguardar las cavernas, es pilotear alrededor de ellas. Es decir, construir enormes pilotes que soportan una enorme losa por la que pasará el Tren Maya, justo por encima de estas formaciones naturales, esto de acuerdo a las declaraciones del gerente de obra de Fonatur, Efraín Olivares.


Pero, ¿cuánto costará construir una estructura de este tipo para salvar una caverna? ¿Y cuántas cavernas van a encontrar en los 60 kilómetros de este trazo? ¿Y cuántas más encontrarán a los largo de los 200 kilómetros de recorrido que suponen de Cancún a Tulum?


Roberto Rojo, del colectivo “Sélvame del Tren”, advierte que no existe un censo exacto, pero adelanta que pueden ser cientos de cavernas que los constructores del Tren Maya van a encontrar a lo largo de este recorrido.


¿Y van a pilotear cientos de cavernas?, es la pregunta.


Pero además de su costo, también hay que preguntarse, ¿cuánto tiempo les llevará a los constructores pilotear cientos de cavernas, si es que así lo hacen? ¿Les va a alcanzar los dos años y medio que le restan a la actual administración federal? ¿Hay garantía de continuidad del proyecto tras el cambio de mando?


El tema de pilotear las cavernas se volvió central este martes durante la reunión informativa. Pero no es el único tópico importante.


En términos generales puedo decir que las 60 preguntas hechas por los asistentes abarcaron todos los riesgos y la preocupación del público y de diversos sectores respecto a los riesgos de la construcción del Tren Maya.


Y también puedo decir que, en términos generales, los funcionarios de Fonatur aceptaron la existencia de riesgos y de la preocupación de todos los presentes, pero en todos los casos tuvieron una respuesta de solución que los funcionarios federales suponen suficiente. Para todo tienen un plan basado en la ingeniería y en sus propios estudios multidisciplinarios, que incluye desde luego, el tema ambiental.


Aunque más allá de la ingeniería y lo ambiental, también destaca el aspecto legal de la obra. Como se sabe, hay un dictamen de un juez que prohíbe la construcción del Tren Maya en el Tramo 5, por no contar con los estudios de impacto ambiental, lo que supone un riesgo. Una resolución que Fonatur no reconoce y que como ya lo ha informado, eso no detendrá las obras que fueron presentadas este martes.


¿Conclusión?


Bueno, me quedo con la impresión de que el Gobierno Federal está decidido a construir el Tren Maya en un terreno que reconoce como frágil, pero que dice tener las soluciones con las que la selva y el frágil subsuelo de Quintana Roo estará a salvo.


Queda a criterio de cada lector sacar sus propias conclusiones.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario