miércoles, 19 de diciembre de 2018

Expedientes X: Los asegunes del Tren Maya…



Expedientes X 19 de Diciembre 2018.- Los asegunes del Tren Maya… No sólo son los 150 mil millones de pesos y cuatro años de construcción que suponen la realización de la mega-obra insignia de López Obrador como presidente de México. Son mil 500 kilómetros de vías férreas que significan un número indeterminado de hectáreas de selva que serán devastadas para dar paso a la máquina. El ejecutivo federal habla de reforestar 50 mil hectáreas a ambos lados de la vía del Tren, lo que da una idea del tamaño de la devastación. Salvo algunas zonas del recorrido planeado que son una especie de planicie, como Tenosique, Tabasco, la mayor parte del trayecto es selva, especialmente en Chiapas, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, éste último un territorio ya de por sí altamente impactado por su acelerado crecimiento urbano. El montaje de la consulta a la “madre tierra” del pasado fin de semana tiene su motivación en la “mea culpa” y el atole con dedo que los promotores de este mega-millonario proyecto pretenden darle al público que poco ha considerado la transformación del medio ambiente…

Junto con la transformación del medio ambiente también destaca el tema del dinero. Algunos se harán todavía más millonarios con la realización de esta obra. Poco se ha hablado de esta arista. El presidente anunció el domingo que ya tiene 6 mil millones de pesos disponibles para arrancar las obras de inmediato. Pero no se ha informado cómo serán las licitaciones, si es que las hay. O quiénes serán los agraciados con contratos millonarios y bajo qué criterios éstos serán asignados. Nada de eso se sabe.

Y el otro tema es el Turismo, un tópico ampliamente dominado por los turisteros quintanarroenses. El proyecto de López Obrador supone un “fascinante” tour de al menos siete días recorriendo atractivos sitios de las ancestrales culturas americanas montados en el Tren Maya con un costo que ronda los 15 mil pesos por turista. O sea, una especie de paquete tipo crucero, pero en vez de un barco en altamar, un camarote rodando sobre una vía en medio de la selva. O algo así. Los expertos en Turismo saben que a ese plan hay que ponerle mucho valor agregado para que funcione, lo cual se traduce en la construcción de muuuchaaa infraestructura turística adicional como para que ese paseo realmente tenga el éxito comercial que sus promotores suponen tendrá.

En términos globales, la construcción del Tren Maya ocupará -como ya se ha informado-, los recursos de la promoción turística de México y muy probablemente también fondos de otros rubros. La pregunta es si el costo-beneficio de este sacrificio vale la pena. Sólo el tiempo lo dirá.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario