martes, 12 de mayo de 2020

Expedientes X: Militares regresan…


Expedientes X 12 de Mayo 2020.- Militares regresan… El 9 de Octubre 2018, las Fuerzas Armadas arribaron a Cancún con un fuerte contingente de 2 mil 500 efectivos de la Policía Militar. Desfilaron por la avenida Tulum donde hicieron una exhibición pública de su poderío tierra-aire. Tanques, tanquetas, oficiales caninos, armamento de grueso calibre, radiocomunicación y aviones de combate que sobrevolaron la ciudad ese día, fueron muestra del arsenal que el Ejército Mexicano le mostró a la delincuencia organizada que por esos días andaba desatada, igual que hoy. Pero además los soldados no llegaron solos. Sus familias también arribaron a Cancún y fueron instaladas en la Ciudad Militar, un enorme complejo que fue construido ex profeso en la zona conurbada de Isla Mujeres, para dar cabida a este mega-contingente que tenía como objetivo hacer frente al delito y para lo cual el gobierno de la República gastó enormes sumas de dinero. Pero todo esto se vino abajo apenas dos meses después, cuando Andrés Manuel López Obrador asumió como presidente y resolvió que la mejor estrategia contra los delincuentes era abrazarlos y besarlos, en vez de tirotearlos...  

AMLO marginó al Ejército. Los humilló y permitió que los delincuentes los humillaran. Desmanteló las ciudades militares que el ex presidente Enrique Peña Nieto amplió y fortaleció en diversas partes del país, incluido Cancún.


Peña Nieto no dejó la presidencia sin venir antes a Cancún a inaugurar el enorme complejo militar-habitacional donde miles de familiares de los soldados se asentaron para iniciar una nueva etapa que apenas dos meses después resultó fallida a instancias de López Obrador.


La Guardia Nacional es uno más de los evidentes fracasos de AMLO. Ahora él mismo decreta que el Ejército va a patrullar las calles y hacerse cargo de la Seguridad Pública en coordinación con las corporaciones civiles. 


O sea, el regreso de la Policía Militar a las calles como se programó desde Octubre de 2018 en Cancún.


Se perdieron dos años y mucho dinero en uno más de los caprichos de AMLO. Sus arrebatos y sus sinsentidos no permitieron el desarrollo y aplicación de una estrategia militar como última defensa ante el crimen organizado.


Los tiempos de AMLO presidente son los más violentos de la estadística del México contemporáneo. López Obrador tuvo que desechar su política de abrazos y besos empujado por varios factores, uno de ellos la presión ejercida desde los Estados Unidos como respuesta a su displicencia y omisión que ha permito a los delincuentes sentar sus reales en México como nunca antes.


El hubiera no existe y nadie puede asegurar qué habría pasado si a los militares les hubieran permitido actuar desde 2018. Hoy los soldados van a retomar ese camino trunco y sólo en el futuro podremos saber si con AMLO como su comandante en jefe, dan el resultado que desde hace dos años los cancunenses están esperando.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario