Retroceso al Naranja
Un funcionario del IMOVEQROO rocía sanitizante en el interior de un taxi estacionado en la terminal del ADO en Cancún este 25 de Enero. Este lunes el norte de Quintana Roo retrocedió a semáforo epidemiológico color naranja debido al alto número de contagios.

Foto: Esmaragdo Camaz

martes, 8 de diciembre de 2020

Líder de vendedores de alcohol anticipa afectaciones por nuevo cyber-impuesto


Chetumal.- Más de 600 negocios establecidos dedicados a la venta de vinos y licores en Othón P. Blanco y Bacalar se verían afectados de aprobarse el impuesto para la comercialización de bebidas alcohólicas por medio de plataformas en línea o servicio a domicilio.

El presidente de la Unión de Propietarios de Bares, Restaurantes y Similares  de Quintana Roo, Joaquín Noh Mayo, externó que esto representaría el cobro de una doble patente a los negocios establecidos y fomentaría aún más el clandestinaje.


La iniciativa está contemplada dentro del paquete fiscal 2021 que presentó la Secretaría de Finanzas y Planeación al Congreso del Estado, por lo que tendrán que ser los diputados de la XVI Legislatura quienes lo analicen y decidan si aprobar o no este nuevo impuesto.


“La venta vía telefónica, vía domicilio o por internet es importante comentar que esto es un método recaudatorio para sangrar más a los empresarios que estamos en formalidad y esto viene a incentivar la venta clandestina a mayor restricción que les ponen a los negocios establecidos, les dan la oportunidad a otros negocios clandestinos”.


Detalló que la modalidad de venta en línea y vía telefónica se encuentra prevista en la Ley de Comercio y que este nuevo cobro dirigido a los negocios establecidos únicamente busca lesionar aún más a los empresarios.


Consideró que lejos de recibir incentivos obtienen obstáculos para mantenerse en operativos pues el impacto no solo sería económico a que además propiciaría el clandestinaje y  el comercio desleal pues únicamente las cerveceras podrían adquirir en estos momentos esta patente.


“Para hacer la operación de manera legal  y que solamente se le quiere dar a los negocios establecidos es ponerle un impuesto más, un requerimiento más donde una patente te cuesta 251 mil pesos, lo que cuesta una patente para venta en tu local es lo que te costaría esta licencia para venta en línea o para llevar y hay un refrendo cada año, esto son métodos recaudatorios en esta pandemia, todos los sufrimos, todos nos endeudamos y el gobierno tiene que ver que hacer pero no incrementando impuestos”.


Señaló que estos nuevos impuestos tienen una visión netamente recaudatoria sin visión empresarial y contraria a la política económica presidencial que para el 2021 no solo no contempló aumento ni nuevos en impuestos  y que incluso beneficio a la capital del estado con la reducción del IVA al 8 por ciento y el ISR al 20 entre otros estímulos fiscales a partir del próximo año.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario