sábado, 22 de enero de 2022

Asesinatos de turistas extranjeros en hoteles del Caribe Mexicano que estremecieron al destino

Cancún.- El asesinato a sangre fría de dos turistas canadienses en un hotel de la Riviera Maya ocurrido este viernes, hace recordar el caso de Janirice y Dominic Ianerio, de 56 y 58 años, un matrimonio canadiense que murió de manera brutal un día antes de la boda de su hija y el caso del productor de televisión estadounidense Bruce Beresford Rodman, sentenciado por el homicidio planeado de su esposa en un centro de hospedaje de Cancún.

El 23 de febrero de 2006, los cuerpos de la pareja fueron encontrados en el interior de la habitación donde se hospedaban en el hotel Barceló Riviera Maya, ambos habían sido degollados y presentaban diversas heridas en el cuerpo.

 

Una de las líneas de investigación que se siguió en su momento relacionaba a tres mujeres de nacionalidad canadiense como las posibles autoras y el entonces procurador de Justicia de Quintana Roo, Bello Melchor, aseguró que se trataba de un crimen planeado.

 

El caso nunca fue resuelto. 

 

Bruce Beresford Rodman, productor del reality show “Survivor”, fue condenado a 12 años de prisión en una cárcel de Cancún, después de un largo proceso para extraditarlo ya que se dio a la fuga, fue encarcelado y compartió celda con el pederasta Jean Touma Sucar Kuri. 

 


En abril de 2010 asesinó a su esposa Mónica Burgos, una brasileña de 42 años con la que tenía 11 años de casado, en la misma habitación donde se encontraban sus hijos y escondió el cuerpo desnudo en una cisterna, a pocos metros de la habitación donde se hospedaban en el hotel Moon Palace de Cancún.

 

La sangre fría y el temple de acero de Beresford Rodman se mantuvo en todo momento, desde que denunció la desaparición de su esposa al asegurar que salió del hotel en un taxi para ir de compras a la zona hotelera, hasta el instante en que un grupo de peritos logró recuperar varios días después los restos de Mónica Burgos, ya en estado de descomposición.

 

Muchos recuerdan el rostro inexpresivo del homicida mientras todas las miradas se dirigían a sus brazos llenos de heridas por evidentes arañazos. Mientras rendía una nueva declaración en la entonces Procuraduría General del Estado, su cuñada, Carla Burgos, aseguraba que se trató de un homicidio planificado con mucha anticipación.   

 

Logró evadir a las autoridades y escapó a Estados Unidos, las de Quintana Roo solicitaron su detención fines de extradición y casi dos años después llegó a Cancún, donde recibió una sentencia de 12 años

 

En 2019 fue liberado por buena conducta, sólo purgó 7 años de su condena en Cancún y se le consideraron los dos años que estuvo preso en una cárcel de California.


(Infoqroo)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario