miércoles, 21 de diciembre de 2011

Acusan despojo de Leslie Hendricks; concesionario de cafetería denuncia negocios de rectora de la UT


Cancún.- El pasado viernes 16 de diciembre, Guillermo Zepeda Navarro, concesionario de la cafetería de la Universidad Tecnológica de Cancún fue victima de despojo por parte de las autoridades rectoras de esa institución, pues como proveedor, tenia derecho a continuar prestando los servicios a empleados y personal docente de la Universidad, sin embargo Leslie Hendricks, la rectora de ese plantel, dio la orden de evitar a toda costa el ingreso a las instalaciones del concesionario, según denunció él mismo.



Personal de seguridad privada del lugar evitó a toda costa el ingreso de Guillermo Zepeda Navarro, no obstante que en el interior de la cafetería se encontraba personal que laboraba en la misma.

EL agraviado Guillermo Zepeda Navarro comentó:

“Pusimos una Cafetería provisional que venía operando y en lo que construimos la que íbamos a hacer la inversión, teníamos una concesión de 5 años a 10 renovable; termina la primera fase de la construcción, que es la plataforma, y empiezo a reclamar que, porqué no se había servido una cafetería porque tengo el contrato, es una inversión de 5 millones de pesos y total, al no haber respuesta, solicito que me reciban por etapas, en esta primera de la plataforma, me empiezan a inventar que los metros no son los correctos, que es material robado, decido demandar por el medio civil, como ciudadano mexicano, y se inicia la demanda en noviembre, y está empezando a correr, pero se violentan mis derechos y nos intentan despojar, y ahora el viernes fui al Ministerio Público y aun así no nos dejan pasar, se quedó gente trabajando allí atrapada, al parecer no los dejan salir”.


Agregó que tres personas de su confianza se encontraban en el interior del inmueble cuando les dijeron que tenían que abandonar el lugar, con las cosas de la cafetería y que empezaron a cortar todos los servicios para obligarlos a salir, pero durante estos cinco días se mantuvieron en el interior de la escuela.

Ex concesionario de la cafetería agregó:

“El procurador nos dijo que no podían hacer nada, no hemos tenido comunicación en cuatro días, a través de mi gerente que maneja la cafetería, van a salir ahorita y pues van a ir a declarar al MP, pero prácticamente es demanda civil penal, prepotencia de la rectora, nos están despojando”.

Afirmó que la licitación se abrió en octubre o noviembre del año pasado, participaron 4 empresas, “me solicitaron un… me da pena, que sí lo pagué, porque no me especificaron para quién era, pero que era obligatorio como una “garantía” para tener la licitación y ahorita estoy atrapado con una inversión de millón 200, estoy perdiendo mi trabajo, mis empleados que son cinco, están perdiendo su fuente de trabajo, la aceptación de los alumnos, están contentos, los profesores también”.


“El problema es que quieren quedarse los 10 años, siento que me usaron como un lechón para no tener que volver a licitar, me lo quitan a mi y ellos se lo adjudican a su amiga que ya lo tuvo anteriormente y son dueños del negocio, quiero que la ciudadanía se entere y podamos hacer un llamado a las autoridades para que revisen el caso, están violando mis derechos humanos y civiles y están cometiendo despojo”.

“Personal de la universidad que está enterado de los hechos, dijo que el problema es que no le dieron seguimiento a la cafetería, siempre fue por parte de ellos tratar de quedarse con el proyecto y lo único es que haciendo  el uso de las influencias que tienen, nos están despojando, pues este conflicto inició desde enero, primero fueron algunos memorándums para empezar a presionar luego de que se llegó a un acuerdo, parecía que se había relajado la situación, sin embargo se fue el acoso del licenciado”.

“Cuando empezó la obra no había supervisión, ni nada y de repente curiosamente traen una supervisara que no estuvo al principio, no vio el desmonte y empezó a argumentar detalles, el tema es que obviamente traía una directriz, porque había errores garrafales en volúmenes y sin embargo se le pedía que mostrara donde estaban los errores y nunca las mostraba, se manejaban de manera interna minutas para estar en estado de indefensión; se le pidió que checara unos avances, no nos lo firmaron y fue hasta que con tantas presiones nos sorprendieron con una recesión de contrato notarial, siendo ellos juez y parte de la situación, es imposible de acuerdo a la Constitución y fue por lo cual se metió a juicio este acoso, sigue la prepotencia, la violación a la ley y nos están despojando”.


Todo indica que esto es por culpa de una mujer de nombre Sharon Hernández, quien era la antigua concesionaria, quien al parecer está siendo ayudada por la rectora Leslie Hendricks para permanecer con el negocio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario