miércoles, 25 de marzo de 2020

Burócratas de OPB no quieren ir a trabajar por COVID-19, Otoniel los obliga a ir a las oficinas


Chetumal.- Trabajadores del Ayuntamiento de Othón P. Blanco están siendo obligados a que acudan a sus oficinas a pesar de la contingencia sanitaria que existe por el COVID-19.

De manera anónima y para evitar represalias, los afectados piden la intervención de las autoridades ante las injusticias que viven, pues al ser de contrato temen ser despedidas si interponen alguna queja de manera formal.

A pesar de las recomendaciones del sector salud y de la circular que se ha distribuido en las diferentes áreas municipales para disminuir en las oficinas el personal con la finalidad de prevenir la propagación del virus,  varios empleados incluido mujeres embarazadas, con hijos y hasta personas de la tercera edad, están siendo amenazados de tener consecuencias en caso de faltar a sus oficinas.

En la Tesorería Municipal, la funcionaria “Nidia Elizabeth Alpuche Pacheco”  que se cree dueña del palacio municipal ha amenazado a los trabajadores con no cobrar compensación o tener descuentos en sus sobres y en sus nóminas en caso de faltar.

No es l primera vez que esta “jefa” es denunciada de ser déspota y tratar mal a su personal al cargo, así como también a las personas que acuden a realizar algún trámite en su área.

En Recursos Materiales a cargo de Miguel Salazar Vega y otras áreas como Oficialía Mayor que hoy está un encargado de despacho Álvaro Canché Novelo, la situación es igual, sin embargo la mayoría de los funcionarios de alto nivel ya no se presentan a sus oficinas ni que decir de los regidores, que de por sí solo acuden en días de sesiones, quincenas y el pago de  sus jugosas compensaciones.

Incluso hay personas de la tercera edad encargadas de la limpieza de baños y oficinas que no las dejan faltar con la excusa de que si no están ellas no hay quienes hagan las labores de limpieza.

Una de las inconformes, externó que es lamentable que existan funcionarios represores y prepotentes, pero sobre todo que no respeten las disposiciones oficiales que incluso instruyo el presidente municipal Otoniel Segovia, quien al igual hace caso omiso a las demandas de los empleados.

Hoy el alcalde de OPB, a exhorto a que se cierren todos los establecimientos públicos y privados del municipio, sin embargo sigue obligando a los empleados municipales a que acudan a trabajar a pesar de que muchos por su estado de salud, edad y otros factores son vulnerables al contagio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario