jueves, 28 de mayo de 2020

Aceptan ayuda para continuar regalando desayunos y comidas en comedor comunitario del Parián de Cancún


Por: Román Martínez

Cancún.- Ricardo Villalba, del Comedor de Dios, invita a que más gente lo apoye depositando lo que quieran y puedan a la cuenta de Bancomer 4152313644793411 (o al WhatsApp 9983861145 y a su teléfono particular 2795448),  para seguir regalando desayunos y comidas (más de 500 diarias), a personas que se quedaron sin trabajo y familias de escasos recursos, afuera de su zapatería, a 50 metros de la Torcasita, sobre la avenida López Portillo.

El entrevistado afirmó que esta ayuda a favor de quienes menos tienen la hace de corazón, con sus recursos y la ayuda de amigos y gente que lo ha visto en las redes sociales y en los medios de comunicación masiva, que también le llevan productos de primera necesidad con los que en su zapatería habilitaron una cocina donde preparan los sagrados alimentos.

Ricardo Villalba aprovechó para denunciar que a una cuadra más adelante,  también hay un Comedor Comunitario, que maneja el slogan “sirviendo con amor”, cuya propietaria es Gladys Eunice. “Es una asociación que puede conseguir recursos nacionales, municipales, estatales e internacionales, pero que se está aprovechando porque lo que nos han mandado a nosotros se lo ha querido apropiar constantemente, cayendo en un delito”, agregó.


Comentó que antier sorprendieron a la señora Gladys cuando un distribuidor de lácteos, de jamones y quesos, por equivocación le dejaron un pedido de ocho mil 700 pesos y otro amigo que les mandó dos piernas de cerdo, que eran dos mil 500 pesos. “Ambos propietarios tuvieron que venir a desenmascarar a esta persona que se negaba que lo recibió y finalmente aceptó que se quería pasar de lista”, declaró Ricardo Villalba.

En el momento que estábamos en la entrevista y viendo cómo repartían la comida a gente humilde y a madres de familia, llegó un repartidor de tortillas, de nombre Manuel Puch May, cuya patrona mandó 15 kilos de tortilla, sumados a los  35, 40 y 25 kilos, porque ya que llevan cuatro días apoyando. “Es una labor muy bonita de este señor (Ricardo), de ayudar, porque muchos se quedaron sin trabajo por la situación que estamos pasando. Mi patrona dijo que de su corazón nace hacerlo”, indicó.

La señora Daysi, madre  de dos niños, quien su esposo que trabajaba en la zona hotelera se quedó sin empleo, dijo que esta comida gratis es de mucha ayuda,  porque con lo que se ahorran pagan la renta y se siente doblemente bendecida porque también le regalaron la leche para sus hijos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario